Alfonso Díez, con Cristina Muñoz, presidenta de Fundación SOS, y Eva Revuelta, directora de Comunicación y RR.PP de la firma Folli Follie.

Respecto al litigio que mantienen su hermana, Eugenia, y su excuñado, Francisco Rivera, por la custodia de su hija, Cayetana, el deportista se mostró discreto: «Es un tema del que no quiero hablar, pero me parece muy triste». Por lo demás, Cayetano aseguró tener su corazón en forma, latiendo, dijo con buen humor, aunque dio a entender que no lo tenía ocupado por ninguna mujer en concreto, ni siquiera por su ex, Genoveva Casanova, madre de sus dos hijos: «Nos llevamos muy bien», apostilló.

Entre el resto de invitados de la noche destacaron los actores Esmeralda Moya y Carlos García, que esa noche cumplían cuatro meses de casados; la cantante Sara Vega, hermana de Paz; Silvia Jato; Antonia dell’Atte, quien ahora vive en Roma, y llegó con su hijo, Clemente Lequio; Eva Marciel, que interpretó a Isabel Pantoja en una miniserie; y el arquitecto Joaquín Torres con su mujer.