cayetano1Tras recibir el alta médica el pasado 2 de diciembre, Cayetano Martínez de Irujo reapareció el pasado 15 de diciembre ante los medios para presentar una selección de productos gourmet de la firma Casa de Alba. Un proyecto que creó su madre y del que se siente especialmente orgulloso. Por eso, a pesar de encontrarse todavía convaleciente, no quiso faltar al acto, donde atendió amablemente a la prensa. Ahora hemos podido volver a verle en la presentación de la Aros Winter Cup 2016, en Murcia, con mucho mejor aspecto.

Cayetano Martínez de Irujo ha ganado más peso y está mucho mejor después de haber pasado unos meses muy duros, como él mismo contaba el pasado mes de diciembre, cuando afirmaba que ‘creía que me moría’.

cayetano2
Alonso Gómez López, Director general deportes Murcia, Isabel Hernández Directora Club Aros, Cayetano Martínez y Manuel Fernández-Delgado, Director general Instituto Turismo de Murcia durante la presentación Aros V Winter Cup 2016 en Murcia.

Debemos recordar que su narración era escalofriante: «Todo comenzó hace un año. Fui operado en Sevilla a causa de una obstrucción intestinal, fue una operación mal hecha, y un año después, estando otra vez en Sevilla, me vuelvo a encontrar mal, me vuelven a operar y tres días después tenía peritonitis, una infección y una obstruccion en tres partes del intestino. Ellos me decían que todo iba bien pero yo sentía que me estaba muriendo. Decido cambiar de clínica, me ingreso en otra y dos días después siguen sin decirme nada. Así que me doy el alta voluntaria y acompañado por mis hijos, un médico sirio amigo mío y mi guardesa de las fincas de Sevilla, cojo el AVE y llego a Madrid donde me recogió Genoveva y me presento a las 12 de la noche en el hospital de Madrid, me atiende el doctor Enrique Moreno y me operan durante 11 horas. Me dijo que si llego a esperar seis horas más, la septicemia se habría extendido a la sangre y me habría muerto, así de claro, o me habría afectado a órganos que ya no serían recuperables. La semana que pasé en Sevilla entre las dos clínicas ha sido la peor de mi vida, porque yo creía que me moría, literalmente. Al final ha sido todo milagroso, llegué en AVE moribundo y han sido dos semanas de sufrimiento. Todavía estoy en shock porque aún me cuesta entender lo que me ha pasado y que esto pase en España».