Carlota Casiraghi se ha visto envuelta en todo tipo de comentarios después de su participación en el concurso hípico Masters Gucci. Todo ocurrió en la última jornada, cuando los participantes debieron disfrazarse para competir, una tradición creada por  la diseñadora Frida Giannini, directora creativa de la firma Gucci, para animar el torneo en un día dedicado a la solidaridad.

La hija de la princesa Carolina, de 26 años, eligió en esta edición un traje de india e hizo gala de su buen humor con todo tipo de detalles: pantalones y chaleco de ante, tocado de plumas y maquillaje estilo sioux. Y así apareció a lomos de su caballo, Carryduff Z, como si fuera una moderna Pocahontas.

Carlota-Casiraghi-India-pintura

 Carlota, compitiendo con casco, tocado de plumas y maquillaje inequívocamente indio.

Sin embargo, muy pronto las redes sociales comenzaron a arder con críticas adversas hacia esta elección. En algunos mensajes la llamaban «ignorante», en otros simplemente «racista», y todo tipo de insultos y comentarios negativos.

En la gala había todo tipo de disfraces, desde una amazona vestida de angelito hasta otros de payaso. Sea como sea, el evento logró recaudar 180.000 euros para la Asociación Mundial de los Amigos de los Niños.

Carlota-Casiraghi-India-vestido

 

 

La hija de Carolina, con trencitas y ataviada como una moderna Pocahontas.