Carla Pereyra tiene claro que su mejor refugio es su familia. Tras saltar el escándalo de la estafadora de los famosos, Mónica Gil Manzano, quien supuestamente se acercaba a los VIPS para conseguir dinero, los nombres de la modelo y el de su marido, ‘el Cholo’ Simeone, saltaron a la palestra.

Con el caso de la estafadora de los famosos, sus nombres saltaron a la palestra.

Se dijo que Mónica Gil había sido socia de ambos en algunos negocios, algo que Carla se apresuró a desmentir.

Pereyra envió un comunicado a Efe: «Quiero aclarar que en el pasado mantuve un vínculo de conocimiento personal con la Srta. Gil Manzano, pero nada tengo, ni yo ni mi familia, que ver con los hechos de los que se acusan».

Carla aseguró que en la actualidad ni ella ni su marido mantienen relación ninguna con esta persona y que las informaciones surgidas sobre que eran socios, eran erróneas.

Ha decidido refugiarse en los suyos

Ahora, para calmar las aguas, Carla Pereyra ha decidido alejarse de todo y se ha ido a la playa en compañía de lo que más le importa, su marido ‘el Cholo’ Simeone y su hija Francesca.

Carla Pereyra y Diego Pablo Simeone sobre unas tablas de surf en el mar.

La modelo ha publicado dos fotografías en su cuenta de Instagram. En la primera de ellas Carla y Diego Pablo Simeone aparecen relajados, uno al lado del otro, cada uno sentado en una tabla de surf sobre unas aguas cristalinas.

En la otra imagen, Carla, su hija y Diego Pablo Simeone miran sonrientes a la cámara mientras disfrutan de un chapuzón: «Encontramos una calita escondida… y fuimos ¡taan felices!», ha escrito la modelo junto a la fotografía de la estampa familiar.

Carla Pereyra, ‘el Cholo’ Simeone y su hija Francesca.

No cabe duda de que esta escapada está resultando la mejor medicina ante la decepción que Carla y su marido han debido sentir al conocer las malas artes que supuestamente utilizaba esta persona a la que conocieron en un momento de sus vidas y que intentó ser su amiga.