Candela Peña no es de las que se queda callada ante una pregunta incómoda, pero esta vez quizá ha hablado demasiado y su opinión sobre las feminazis no ha gustado a todos


Candela Peña no solo pasará a la historia del arte en nuestro país por ser ganadora de tres premios Goya, sino también por no tener pelos en la lengua y decir todo tal y como lo piensa. Eso incluye, incluso, decir que el Goya está muy bien, pero no le da para comer, desmereciendo la estatuilla y quejándose de la precariedad del trabajo como actor, que puede tener temporadas con mucho trabajo y otras en las que no sabe cómo pagar las facturas. Ahora, la última cuestión en la que Candela Peña ha entrado a opinar ha causado las mismas asperezas en el público y es que hablar sobre feminismo no siempre sale rentable.

Candela Peña es una firme defensora del movimiento feminista y apoya los derechos que muchas mujeres reclaman y que se echan en falta en nuestra sociedad. No obstante, la actriz reconoce que se traspasan algunas fronteras por el sector más radicalizado del feminismo, conocido popularmente como ‘feminazi’: “Yo respeto todo, a las feminazis también, pero que nos respeten a todas, que cada uno vea lo que quiera ver, el respeto es lo mejor”, sentenciaba.

Candela Peña no ve con buenos ojos que el Gobierno haya decidido reservar un 35% de las ayudas al cine para apoyar proyectos de mujeres directoras de cine. Para ella, “hay que contratar a las personas por su talento” y no solo por su género, porque al final se cronifica una distinción que es precisamente contra lo que luchan las feministas. Se busca un trato igualitario, no un trato de favor que no beneficia al movimiento, al considerarse como una guerra y no como una oportunidad de hacer las cosas bien por una vez.

“Si es una directora que es un truño y hace un mojón de película, pues no le deis dinero solo porque sea mujer, eso es lo que yo no entiendo y por eso no quiero participar en ningún rollo de estos del movimiento feminista”, subraya Candela Peña a Efe, para remarcar que “no soy una bienqueda social, no lo sé hacer”.

“Para mi gusto, en España se cuentan demasiadas historias de mujeres que lo pasamos mal, feas vestidas, todo es como la penuria y yo quiero hablar de mujeres que han renunciado a las vidas convencionales para convertirse en altas ejecutivas. Tenemos personas que son referentes internacionales como la señora Botín, ser mujer no va unido a todas las cosas que se supone que hay que hacer”, defiende Candela Peña.