La pasada noche del 20 de mayo el torero tuvo que vivir una desagradable situación, al ser increpado por cinco antitaurinos.  Ese mismo día tuvo lugar la comunión de su hija Carmela Guadalupe, un día de celebración entre familiares y amigos que terminó de la forma menos pensada. Al llegar la noche, Canales  Rivera se desplazó a Zahara de los Atunes (Cádiz) para cenar en La Almadraba con una chica con la que tenía una cita. La primera mujer con la que sale acompañado desde su separación de María del Carmen Fernández hace algo más de un año. 

canales-1
Canales Rivera recibió un puñetazo de un antitaurino que le dejó «el ojo morado».

Según El Español, fue en el restaurante cuando un grupo de amigos formado por dos chicos y tres chicas empezaron a hacer referencia a su profesión de forma despectiva «matador de vacas asesino», y no solo eso, le incitaron a salir a la calle.

Ya se encontraban fuera del local cuando Canales Rivera tuvo que presenciar como la chica que le acompañaba era agarrada por los pelos por una de las jovenes. Seguidamente, el torero recibía un puñetazo de uno de los antitaurinos dejándole «el ojo morado». Fue entonces cuando Canales no se contuvo más y también empezó a dar golpes a estos antitaurinos. 

canales-5
El altercado ocurrió tras la comunión de su hija Carmela Guadalupe.

Aunque solo se sabe que los agresores son de Marbella, Canales Rivera decidió poner una denuncia en el juzgado de Barbate. Como comentó a El Español, «Hay gente a quien le gustan los toros y gente a la que no, pero yo nunca me había encontrado con una situación tan desagradable«. Y añadía, que si hubieran estado su hermano o amigos la situación hubiera sido muy distinta: «Ahí si que se habría montado, porque mi hermano es escolta y mi íntimo amigo, con el que me paso casi todos los días, es profesor de jiu-jitsu»

canales-4
«Yo nunca me había encontrado con una situación tan desagradable», comentó Canales Rivera.