Camila Alves, que reparte su tiempo entre sus casas de Austin, la tierra texana de su marido, y Malibú, donde Matthew McConaughey puede practicar el surf, un deporte del que es un auténtico devoto, se siente especialmente a gusto en la ciudad de los rascacielos, que tan poco tiene que ver con sus otras dos residencias habituales en Estados Unidos.

Camila Alves y su hijo Levi en Nueva York

Toda una madraza, Camila Alves estuvo ocupándose de abrigar convenientemente a Levi, el mayor de sus tres hijos.

Recordemos que Nueva York fue la primera ciudad estadounidense a la que Camila Alves se trasladó y donde se instaló para probar suerte en el competitivo mundo de las top models, hace ya doce años. En la gran manzana, ahora con Levi y Vida, de su mano, estuvo Camila disfrutando como mamá de una tranquila mañana de compras. Sin duda, la mujer de Matthew McConaughey pudo recorrer algunos de los rincones que todavía mantiene en su recuerdo, aunque su vida cambiara radicalmente al conocer a Matthew y emprender con el que fuera novio de Penélope Cruz, un noviazgo que terminó en boda el pasado 9 de junio, un mes antes de anunciar que estaban esperando su tercer hijo.

Camila Alves y su hija Vida en Nueva York

Camila Alves y la pequeña Vida, una madre y una hija con estilo y las dos mujeres más importantes en la vida de Matthew McConaughey.

Aunque Camila Alves está totalmente recuperada de su tercera maternidad, aún no se plantea reintegrarse a su carrera profesional, pues el cuidado de su pequeña familia requiere actualmente de su dedicación total, ya que Matthew está atravesando un gran momento profesional y su agenda profesional está muy solicitada a raíz de las elogiosas críticas que se le han hecho gracias a su conseguida interpretación de Ron Woodroof, un electricista con SIDA en «The Dallas Buyer´s Club», papel para el que llegó a perder cerca de 15 kilos de peso, cambiando radicalmente su aspecto físico de galán.

Camila Alves y sus hijos, Levi y Vida, en Nueva York

Camila Alves disfrutó de una soleada mañana de paseo con sus hijos en Nueva York, la ciudad en la que ella empezó como modelo.