David Bustamante está Feliz, como el título del primer single de su nuevo disco, Vivir. El cántabro presentó su éltimo trabajo en Madrid, ayer por la mañana, y por la noche se fue a El hormiguero, donde se lo pasó en grande con Pablo Motos, con quien se batió en una carrera de coches, hizo experimientos científicos con Marron, bailó con la guapa Pilar Rubio en la cuarta entrega de su sección Cambio constante

Y por supuesto habló de su mujer, Paula Echevarría, ahora volcada en el rodaje de la segunda temporada de Velvet, y sobre todo de su hija Daniela, su debilidad.
«Me ha dicho que está un poco triste, porque Primaria es muy duro… Claro, antes, cuando estaba en Infantil y se caía le daban mimos… y ahora le dicen que no pasa nada… Entiendo que es difícil», contaba entre risas.

También contó que la pequeña, de seis años, ha ido a sus conciertos desde que estaba en el vientre de Paula, que saluda cuando el público grita Bustamante y que la única vez que la oyó fue cuando le gritó: «Papá, ¿cuándo terminas? que tengo sueño».

 

bustamante

El cantante también demostró que está en forma, bailando con Pilar Rubio.

Recién llegado de Santander, donde el día anterior había estado firmando discos durante más de seis horas, Busta dice que este es su disco más personal, y que está disfrutande de un gran momento tanto a nivel profesional como familiar.

Capeando los rumores que cada cierto tiempo le atribuyen una crisis matrimonial, el cantante reconoce que le debe mucho a su mujer: «Paula me ha dado estabilidad. Cuando uno tiene tranquilidad y un hogar al llegar a casa, puede intentarlo todo. Si uno no tiene equilibrio, es imposible que emprenda nada. Paula me ha dado paz, amor, me complementa, me comprende.. Es complicado tener una pareja porque al final todos somos egoístas y ceder a veces es complicado, pero hay que hacerlo para que una relación funcione», ha confesado.

bustamante

Horas antes había presentado su nuevo disco ante la prensa.

bustamante

El cantante de San Vicente de la Barquera dice que este es su trabajo más personal.