Brad Pitt acudió solo al estreno neoyorquino de su película Mátalos suavemente y se dejó en casa a Angelina Jolie y los niños.