Boris, que nació en Madrid, fue llamado así por su bisabuelo, el rey Boris III de Bulgaria. Es un joven moreno y con aspecto aplicado, a diferencia de su hermano, que es rubio. Cuando su padre sufrió al gravísimo accidente que le dejó 8 años postrado Boris tenía tan solo 12 años y su hermano Beltrán 10. Los dos niños crecieron con su padre ya muy enfermo e hicieron piña con su madre, Miriam de Ungría para sobrellevar la difícil situación familiar. 

Ella nunca mintió a sus hijos sobre la gravedad del estado de su padre: “Les conté toda la verdad. Todo lo dulce que se puede contar de semejante realidad, pero no les mentí. Les conté que su padre estaba en coma, que podía morir, pero que también podía vivir» afirmó la viuda de Kardam en una entrevista que concedió a Vanity Fair.

hijos-kardam

Los dos hijos de Kardam y Miriam de Ungría: Boris de 17 años y Beltrán de 16, ayer en el tanatorio de San Isidro de Madrid

Boris, como su hermano Beltrán, fue bautizado en la religión ortodoxa y estudió en el Liceo Francés de Madrid tal y como hizo su padre. Después ha continuado su formación en Austria y actualmente estudia en Estados Unidos. Según su madre, su hijo mayor tiene un temperamento muy artístico: le encanta dibujar, le tira el mundo del arte, como a su madre, es muy creativo y habla algo de búlgaro, en contraposición con el más pequeño, Beltrán, al que le interesan más las ciencias.

miriam-con-boris

El príncipe Kardam y Miriam de Ungría presentando a su primogénito, Boris