«Estos meses han sido los más duros de mi vida, pero este es el momento de mi vida», ha explicado.


Este jueves, el Róterdam Ahoy ha acogido la segunda y última semifinal de Eurovisión 2021. Una cita en la que el jurado y a través del televoto se decidía qué diez países merecen clasificarse para la Gran Final la noche del sábado 22. Al final de la gala, Blas Cantó tuvo su minuto de gloria y pudo hablar sobre la pasión que siente por el Festival de la canción fundado en 1956.

«Se lo debo a mi abuela. Estos meses han sido los más duros de mi vida, pero este es el momento de mi vida», decía, visiblemente emocionado. Las palabras del cantante se producen después de una semana intensa, en la que han sucedido largas jornadas de ensayos y numerosos encuentros con prensa de todos los rincones del mundo. Y en la que el murciano ha tenido que aguantar estoicamente las burlas que se han hecho sobre él y sobre su canción (‘Voy a quedarme’) en la televisión noruega.

Y es que hace unos días, en el espacio ‘Adresse Roterdam’, lo criticaron con dureza. Lo calificaban de aburrido al igual que su videoclip, en el que rinde homenaje a la persona más importante de su vida: su abuela, fallecida como consecuencia del coronavirus. “La abuela vuelve y él baila con ella. Es una especie de sketch», ironizaba uno de los comentaristas. Otro se burlaba abiertamente sobre la inspiración del single: «Canta sobre ella y tienen que mostrarla».

«Nadie sabe por lo que estoy pasando», asegura el murciano

El artista no tardaba en responder a las mofas sobre una pérdida tan importante en su cuenta de Twitter. No puedo reconstruir mi alma viendo cosas como esta. Nadie sabe por lo que estoy pasando ni el esfuerzo que hago incluso para seguir vivo. No les culpo, seguro que ellos están perfectamente. Todo mi amor siempre», lamentaba. En la segunda semifinal de Eurovisión 2021, Blas Cantó ha vuelto a hacer un alarde de elegancia y saber estar al afrontar la situación. Algo tímido, pero firme a la hora de hablar, volvía a rendir un tributo a su abuela fallecida, de cuya muerte aún no se ha recuperado.

© Raúl Tejedor (TVE)

No cabe duda de que ha sido un año muy complicado para Cantó. Al fallecimiento de su abuela se suman otra importante ausencia: la de su padre, quien murió en 2020 con apenas 49 años. «Nadie debería irse a los 49 años, pero hoy te decimos adiós. Todos los que conociste hace más de tres décadas me mandan entre lágrimas su amor para ti. Mi madre, mis abuelos, mis tías, mis tíos, primos… Eras bueno, y todos lo sabíamos. Pero a veces tú no eras tú», escribía tras su muerte. «Vuela alto, porque te vamos a recordar en tu mejor versión, la que a todos enamoró cuando llegaste a sus vidas. Es lo justo».

Durante la gala, en la que se emitió la actuación de Blas Cantó íntegramente, se jugaban las 10 últimas plazas para la Final del certamen. Albania, Islandia, Serbia, San Marino, Bulgaria, Suiza, Moldavia, Grecia, Portugal y Finlandia pasaban a la final del sábado, y quedaban fuera Austria, República Checa, Dinamarca, Estonia, Georgia, Letonia y Polonia. Los elegidos acompañarán a Lituania, Rusia, Suecia, Chipre, Noruega, Bélgica, Israel, Azerbaiyán, Ucrania, Malta, Francia, Alemania, Italia, España, Reino Unido y Países Bajos el próximo sábado.

El representante de Suiza interpreta la canción que suena en el documental de Rocío Carrasco

Solo queda esperar a que se celebre la gran fiesta de la canción europea, que este año tiene muy claros a sus favoritos: Islandia, Bulgaria y Suiza, cuya canción, ‘Tout L’Univers», se ha convertido en un himno en España. El tema interpretado por Gjon’s Tears es la banda sonora ‘oficial’ del documental de Rocío Carrasco: ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’. Y, gane o no, ya forma parte indisoluble de la memoria televisiva de la audiencia de Telecinco.

El suizo que pone voz a la docuserie sobre la vida de la hija de Rocío Jurado es ya una de las melodías que más suena en la cabeza de un buen número de espectadores de nuestro país. Porque su ‘single’ se ha emitido una y otra vez en la emisión de todos y cada uno de los episodios del programa. Escucharlo cantar esos agudos imposibles y ver su puesta en escena cargada de gestos llenos de carisma ha sido uno de los momentazos de la gala, además de la emocionada intervención de Blas Cantó.