La desolación de Ernesto Montes, la última pareja de Blanca Fernández Ochoa

Cuando había perdido la esperanza en el amor, Blanca Fernández Ochoa encontró a Ernesto, su última pareja. Él ha colaborado en las labores de búsqueda y está destrozado.

Cuando el pasado sábado la Policía anunció la desaparición de Blanca Fernández Ochoa cientos de voluntarios se movilizaron para tratar de encontrarla. Se unieron, de este modo, a los familiares y amigos de la deportista que desde hacía una semana la buscaban sin descanso. En las batidas que se han organizado a lo largo de estos días en las montañas de Cercedilla se pudo ver a su hermana, su cuñados, algunos de sus amigos y también a alguien muy especial, Ernesto Montes, expareja de Blanca. 

4Pasión por el golf

Montes, jugador profesional de golf y actualmente gerente de un club, reside también en la sierra madrileña y conocía bien la zona en la que se preveía que Blanca había desaparecido. Con ella se había adentrado, de hecho, en estos parajes naturales realizando algunas rutas de senderismo. Ernesto es un gran aficionado al deporte y con Blanca practicaba algunas disciplinas. Él la convirtió a ella en una gran jugadora de golf, mientras que fue ella la que le ayudó a él a la hora de perfeccionar la técnica con los esquís.

3Cinco años juntos

Ernesto Montes apareció en la vida de Blanca hace cinco años, cuando ella había perdido toda esperanza de encontrar el amor tras un pasado sentimental algo convulso. Con el golfista recuperó la ilusión y encontró en él el compañero idóneo.

2Está destrozado

A pesar de haber roto hace apenas unos meses, tal y como publica La Razón, la pareja mantenía el contacto, continuaban siendo amigos y Ernesto ha vivido con angustia y preocupación la desaparición de su exnovia. Cuentan en su entorno que está destrozado con el desenlace de esta historia porque él confiaba plenamente en encontrar a Blanca sana y salva. De hecho, había utilizado sus contactos en las redes sociales para colaborar en la búsqueda de la deportista.

1Un triste final

Finalmente, la historia ha terminado de la peor de las maneras y toca encajar la fatal noticia. Ernesto está abatido y ahora se refugia en el dolor que también comparte la familia Blanca.