Quién le iba a decir a la baronesa Thyssen, que también ha hecho sus pinitos en este campo, que su nuera iba a comenzar una fulgurante carrera como pintora que, además, cuenta con el respaldo de marchantes, coleccionistas y responsables de galerías de arte, que no dudan en alabar el estilo de la joven. Así, tras el éxito de su primera exposición, Colores, en la galería Scultradeart de Illescas, Blanca ha hecho su presentación oficial como pintora en la Feria de Arte Contemporáneo, Art Madrid, dentro del marco de la feria ARCO, que los príncipes de Asturias inauguran hoy mismo en Madrid.

Blanca Cuesta y Borja Thyssen

La nueva pintora contó con todo el apoyo y el cariño de su marido, Borja Thyssen, que también es su mayor admirador.

Fluor Inspiration I, que es el nombre del cuadro que Blanca ha expuesto, es «una obra con una gran carga de expresividad emocional que transmite toda la esencia del neoexpresionismo abstracto», al decir de críticos, entendidos y marchantes. Para esta andadura, la nueva artista, que vendió su obra en 4.000 euros pocas horas después de exponerla al público, ha contado con la ayuda y el asesoramiento de su marido, Borja Thyssen, que fue quien la animó a coger los pinceles, y con la experiencia de uno de sus mejores amigos, el pintor venezolano Pedro Sandoval, su maestro.

En la exposición, Blanca, muy guapa y, como siempre, a la última, esta vez con un minivestido estampado, cazadora corta y plataformas, contó con el apoyo y todo el cariño de su marido, quien prefirió mantenerse en un segundo plano para no restar protagonismo a su esposa: «Lo hace muy bien, aunque todavía le queda mucho camino», dijo Borja.

Borja Thyssen y Blanca Cuesta

Borja y Blanca se casaron en octubre de 2007 y tienen tres hijos: Sacha, de cinco años, Eric, de dos y medio, y Enzo, de cuatro meses.

Blanca reconoce que siempre le gustó dibujar, pero lo que hasta hace poco era solo un hobby, se ha convertido en una pasión de la que va a hacer su nueva profesión. Años atrás, la mujer de Borja Thyssen pintó algunos cuadros inspirados en los dibujos de Disney para decorar la habitación de sus hijos, Sacha, de cinco años, Eric, de dos y medio, y Enzo, de cuatro meses, pero no fue hasta principios de este año cuando comenzó a exponer, animada por su marido, Borja, y su maestro, Sandoval: «Estoy muy feliz, la verdad es que sí, es lo que intento transmitir, un poquito de alegría y frescura. Básicamente utilizo el óleo, es lo que más me gusta, he probado otras técnicas, pero de momento me centro en esta. Me falta mucho por experimentar, y en eso estoy», declaró Blanca, entusiasmada por la extraordinaria acogida de su obra.

Por su parte, Borja, que en su día también elogió las aptitudes de su madre como pintora, se declaró el admirador número uno del arte de su mujer: «Estoy muy orgulloso de ella. Lleva varios años pintando, pero llegar a una Feria de Arte Contemporáneo es muy importante».

Blanca Cuesta y el pintor venezolano Pedro Sandoval

Blanca Cuesta con su mentor y maestro, el pintor venezolano Pedro Sandoval.