La modelo ha dado un giro radical a su vida en los últimos meses, sobre todo en el aspecto personal. Rompió con su pareja de años Diego Postigo, padre de sus dos hijas, Dora y June, de ocho y dos años, e inició una nueva relación con el modelo Charlie Centa, de 21 años, diecisiete menos que ella.

Esto ha insuflado nuevos aires en su vida. Y es que, aunque Bimba Bosé siempre se ha caracterizado por un estilo muy original, alejado de los habituales cánones estéticos, ahora parece haber dado una nueva vuelta de tuerca al asunto. La modelo y cantante salió con su novio por Madrid de esta guisa: en ropa interior, ella con un culotte y él en calzoncillos, con gafas de sol redondas y con una camiseta  en la que podía leerse por detrás el mensaje «Faltan 2 Días». ¿Para qué? Esa es la pregunta para la que, de momento, tenemos algunas ideas…

 El hecho es que la pareja ha repetido dicha operación cuenta atrás desde cuatro días antes del enigmático Día D, siempre con este look y colgándolo en sus respectivas redes sociales. La explicación puede estar en el próximo lanzamiento de una línea de ropa conjunta, llamada Sinchronic, especializada en camisetas y sudaderas, que precisamente lucen ambos en estas imágenes.

Bimba-Bose-Charlie Centa

La pareja, por detrás, con un mensaje en su camiseta: «Faltan 2 días».

Según explican en su blog Bimba & Charlie: «Contiene las dos palabras ‘sin’ y ‘chronic’ (pecado crónico), el nombre de la marca nace de la palabra synchronicity, el concepto de que tus acciones y tu actitud hacia la vida son lo que te brinda la serie de coincidencias llamadas ‘suerte’ «. Este diciembre inaugurarán su tienda online. Es muy posible que este sea el misterio.

Los nuevos proyectos e ilusiones llegan en medio de la polémica en la familia Bosé. Olfo Bosé, hermano de Bimba, hijo de Lucía Dominguín Bosé, destapó la caja de los truenos al declarar que no conoce a los hijos de su tío Miguel, sus primos, y que apenas se trata con el cantante.

Además, también se ha conocido su mala situación económica. Su madre ha sido desahuciada de su casa en Extremadura, donde poseía el hotel rural de lujo Rocamador, que tuvo que vender el año pasado ante las pérdidas continuadas, y se ha trasladado a vivir a Turégano (Segovia), a la casa de su madre, Lucía Bosé. Según ella, todo se debe a la mala gestión de su exmarido, el actor Carlos Tristancho, de quien se separó en 2011 tras 26 años de matrimonio. La propia actriz italiana tuvo que cerrar en 2007 su famoso Museo de los Ángeles en dicha localidad, alegando la falta de apoyo de la comunidad castellano-leonesa.

 Entre todos estos problemas, parece que Bimba Bosé es la que prefiere poner un poco de sentido del humor, y mucho amor, en su vida.