Belén Rodríguez es una de las más queridas de 'Sálvame'. Hasta este jueves cuando un desafortunado comentario ha hecho tambalear su reputación


Un desafortunado comentario de Belén Rodríguez podría haberla hecho perder seguidores. Este jueves, la periodista se ha visto obligada a dar explicaciones por una afirmación que hizo hace unos días en la que aseguraba que cuando va a su restaurante de cabecera tenía una mesa en la que se sentaba desde hacía 14 y años y que si había alguien ocupándola, no dudaba en levantarle de la mesa.

La última transformación de Belén Rodríguez te dejará con la boca abierta

Las reacciones de los espectadores de ‘Sálvame’ no se han hecho esperar y más de uno ha utilizado la sección del ‘Defensor de la audiencia’ para dejar claro lo mal que les parece la forma de proceder de Belén. «Se me acaba de romper el corazón al escuchar a Belén Rodríguez comentar que deja que el camarero levante a la gente de su mesa para sentarse ella. Si me pinchan no me sacan sangre. Se me ha caído un mito. La creía una chica más sensata», decía una de las espectadoras, a la que otra aseguraba que «Eso es de tener poca vergüenza«.

Belén Rodríguez rompe su amistad con Terelu Campos y Carmen Borrego

«Quiero empezar diciéndole a los espectadores que a mí lo que piense la gente de mí en general me importa una mierda, en serio. Lo digo de verdad. Lydia lo sabe porque yo lo pasé muy mal con las opiniones de gente cuando ‘Gran Hermano’ y decidí vacunarme. A mí no me importa nada lo que puedan decir de mí. Sólo me importa la opinión de la gente que me quiere y que yo quiero», sentenció.

Al final, sin embargo, pidió perdón, pero solo al dueño del local. «Respecto a la mesa quiero pedir perdón a mi amigo Rubén, del ‘Mercado de la reina’. Voy al Mercado de la reina hace 14 años. Soy cliente habitual. No se me puede tachar de clasista porque soy cliente habitual. El dueño es muy amigo mío y yo le llamo y le digo: ‘Rubén, ¿tienes mi mesa?’. Es por supuesto broma, absolutamente broma, que yo levante a la gente de su sitio. Pensaba que la gente lo entendería, pero no tiene sentido del humor. Yo no levanto a nadie. Yo reservo mesa con tiempo y voy a comer allí», dijo.