Era de esperar. Toño Sanchís no iba a abandonar la que ha sido su casa por las buenas y sin mostrar cierto rencor por tener que dar su casa a Belén Esteban, quien fuera su amiga y representada y actualmente su enemiga número uno. La batalla judicial ha tenido este jueves el capítulo más esperado: el de la toma de posesión de la casa por parte de la de San Blas.

La colaboradora de televisión ya tiene las llaves de su casa. Su nueva casa, aunque no tiene pensado vivir en ella y mucho menos después de lo que se ha encontrado. Personas autorizadas por ella ya han accedido al interior de la vivienda y han podido apreciar las condiciones en las que Toño Sanchís ha dejado el inmueble. Ya lo contábamos esta misma mañana en SEMANA: ¿Qué sorpresa le había preparado Toño Sanchís a Belén Esteban?

Pues, según ha podido conocer este medio, el chalet de Villanueva del Pardillo se encontraba en una situación más que cuestionable en cuanto a higiene y condiciones propias de una vivienda. Tanto los miembros de la Guardia Civil y Policía Local, como la jueza y los abogados de Belén Esteban que han accedido a la vivienda se han encontrado una casa llena de suciedad, sin interruptores de la luz ni enchufes, con varios destrozos en el jardín y algún detalle más que no han querido comentar.

Toño Sanchís, contra las cuerdas

Además, antes de abandonarla, Toño Sanchís ha dejado las llaves puestas, pero, del mismo modo, ha acudido un cerrajero para acceder a la vivienda. Ahora la pregunta que nos hacemos es ¿tiene alguna consecuencia legal la situación en la que Toño Sanchís ha dejado la vivienda? Desde Legálitas, un abogado especialista en penal, nos señala que, por supuesto, tiene consecuencias legales, aunque matiza que dependerá de cuál sea la situación real en la que ha dejado la propiedad. El experto asegura que en el caso de que sean daños intencionados, habría que cuantificar la cantidad de los desperfectos. «Si son inferiores a 400 euros, lo normal es que se le ponga una multa de 2 a 400 euros al día de 1 a 3 meses. Aparte tendría que hacer frente a los gastos para arreglar todo», explica el letrado.

Pero, ¿qué sucedería en el caso de que fueran superiores a 401 euros? Tipificado como delito menor, en este caso Toño, se enfrentará a una multa de 6 a 24 meses. Sin embargo, debe tener en cuenta que cada dos días que no pague se traducirán en un día de privación de libertad y, por consiguiente, de cárcel. Unos antecedentes penales que tendrá, al menos, durante seis meses y es que en el caso de que la multa sea superior a 12 meses, los antecedentes le acompañarán 2 años y si es superior a un año, figurará con ellos, al menos tres años.