Belén Esteban no lo dudó. «Me arrepiento de haber publicado el libro. Fue un error, no era el momento, pero aunque yo se lo dije, Toño no me hizo caso». Con estas palabras, Belén Esteban habría el melón de uno de los temas más polémicos de su relación con su ex representante Toño Sanchís, la publicación de su biografía ‘Ambiciones y reflexiones’ en 2013. Un tema que seguro dará que hablar y mucho en las próximas semanas.

Belén Estaba se sinceró anoche en el plató de Sálvame Deluxe
Belén Estaba se sinceró anoche en el plató de Sálvame Deluxe

Porque ayer, en el plató de Sálvame Deluxe, pudimos descubrir que detrás de todo aquello había mucho más, había tanto que la amistad entre Belén Esteban y María Patiño pudo correr peligro. «Me duele mucho y pido perdón porque por cosas que se dicen en el libro sé que he defraudado, voluntaria o involuntariamente, a María Patiño», explicó con voz entrecortada, y alguna que otra lágrima, Belén Esteban.

La periodista sevillana María Patiño no dudó en levantarse de su sillón para, con un cariñoso beso, mostrar que no le guardaba rencor alguno a Belén; aunque esta última explicó que aunque no pensara contarlo en un primer momento, era importante hacer públicas sus disculpas. «No puedo hablar más del libro», continuó Belén, «porque haría daño a terceras personas, pero me arrepiento de haber seguido adelante con ello pese a que Agustín y María José, por ejemplo, me aconsejaron que no lo hiciera».

La periodista María Patiño consuela a Belén Esteban
La periodista María Patiño consuela a Belén Esteban

Belén Esteban continuó explicando en Sálvame Deluxe cómo comenzó a desconfiar de Toño Sanchís a su salida de Gran Hermano VIP. Primero, por contradicciones en la actitud de su entonces representante al defenderla. «Mi amiga Mariví me confirmó que Toño Sanchís seguía hablando con normalidad con Kiko Matamoros cuando él, Toño, lo primero que hizo al salir yo de la casa fue criticar a Matamoros y decirme que no podía ir al plató de Sálvame porque estaba enfadado con todos por defenderme», narró Belén quien fue desgranando cómo fue uniendo las pistas a través, en ocasiones, de los testimonios de sus compañeros de Sálvame. Fue entonces cuando su novio Miguel le advirtió de que tuviera cuidado y revisara sus cuentas. Es entonces cuando comenzó la guerra abierta entre Belén y Toño.

Belén Esteban y Toño Sanchís en una de sus últimas imagenes juntos
Belén Esteban y Toño Sanchís en una de sus últimas imagenes juntos

Belén Esteban está muy dolida puesto que, según aseguró, durante mucho tiempo «Toño fue mi confidente, nadie podía criticar a Toño, ni mis amigas, ni mi familia», que desde hacía tiempo, al parecer, sospechaban de él. Belén contó, en confidencia a Jorge Javier Vázquez, una anécdota que ilustraba su situación entonces: «en un viaje a Lanzarote con mis amigas Tina y Jenny y mi hija Andrea, en mi época mala, Tina llamó a Toño Sanchís para decirle que creía que yo no estaba en condiciones de seguir haciendo televisión. La respuesta de Toño fue que no se metiera porque no entendía de estos temas», narró Belén para quien la traición personal de su hasta ahora mejor amigo le está afectando anímicamente.

«Mi hermano Juan lo caló desde el principio», prosiguió Belén Esteban, «pero yo no les hacía caso, a ninguno, hace nueve meses hubiera dejado que Toño me cortara la cabeza», aseguró la popular colaboradora de televisión que sigue inmersa en la batalla administrativa y legal para poner en regla todos sus asuntos económicos con su antiguo representante, Toño Sanchís, de quien aseguró que «en estos nuevos meses ha destrozado su vida».