Belén Esteban se sinceró en el programa de Tele 5, pero no fue muy específica ni precisó la naturaleza de sus adicciones: «No era sólo un problema sino que tenía varios. Era como un embudo y no podía salir de él. Me metí en un pozo del que no podía salir y no quiero culpar a nadie. Gracias a mis jefes que me buscaron el mejor médico que había en toda España, me puse en manos de un tratamiento muy fuerte y de un psicoterapeuta. No voy a decir una palabra que no me gusta nada. Creo que todo el mundo sabe de qué va. Lo he pasado muy mal, muy mal, muy mal, pero me he dado cuenta de que soy una mujer fuerte y luchadora. Doy gracias a Dios de tener a la gente que he tenido a mi alrededor, a mi familia. Soy otra Belén Esteban. Estoy muy orgullosa de mí misma».

belen-esteban1

Belén comentó que había perdido ya bastante peso y afirmó que ‘el patito feo se ha vuelto cisne’.

La ex de Jesulín de Ubrique, a quien dedicó un corte de mangas, se mostró muy optimista respecto a su recuperación: «Tenía todo para ser feliz en la vida y no tenía nada. He salido de un túnel sin salida, gracias a mi familia, a mi hija, he salido. Antes tenía la cabeza fuera solo, antes el cuerpo entero».

Belén «El médico me dijo que tenía que quitarme muchas cosas que tenía encima que no me favorecían. Tenía problemas en casa, en mi trabajo… No me gusta hablar de esto, el problema de adicciones, que ya no existen. Toño mi representante me acompaña a las revisiones. Cada semana me hacen análisis de todo. Belén Esteban está por fuera y por dentro limpia. Me he quitado la mochila que llevaba encima, que cada vez que me la ponía me caía por un precipicio».

El proceso no ha sido fácil: «Lo peor de mi recuperación han sido los primeros meses. Lloraba mucho porque fueron cosas muy fuertes en mi vida. No me sentía útil para nada. Mi niña con 14 añitos me cuidaba. Me consolaba, se preocupaba de mí. No me dejaba sola. Lo tuve muy claro desde que fui al médico. No he tenido ningún momento de bajón. No he salido por mi hija ni por mi familia, he salido por mí. He sido una tía que ha tenido muchos cojones siempre y me di cuenta de que mi vida era una mierda».

Belén dijo que su hija Andrea está al tanto de todo: «He hablado claramente con Andrea, pero ese tema no lo voy a tocar. Mi madre dice que la puerta de mi habitación estaba siempre cerrada y ahora siempre está abierta».

Y ante la posibilidad de un triste final, que el propio Jorge Javier Vázquez planteó, Belén se mostró firme: «No buscaba lesionarme. No sé lo que buscaba. Me cuesta mucho hablar de esto. No quiero hablar mucho. Lo único que digo es que me ha costado mucho, pero esto no es como la otra vez. Tenía problemas de adicciones que ya no existen».

belen-esteban2

La colaboradora de ‘Sálvame’ arremetió contra la familia Janeira, en particular contra Humberto Janeiro y Jesulín de Ubrique.

Respecto a su exmarido, Fran Álvarez, afirmó :»No voy a echar la culpa de Fran de nada. Llevo más de un año separada de él. Le deseo lo mejor. Forma parte de mi recuperación separarme de Fran. No me veo ni hablo con él por teléfono. Me ha costado mucho la recuperación».

Belén aludió a su exmarido al decir: «Ahora voy la calle y me dicen de todo. No me cuidaba y tenía una persona al lado que no me valoraba. El patito feo se ha vuelto cisne. Que se… los que no están. A mí me han dicho que era fea, pero fíjate, mira qué cachas tengo. Me he liberado. En Benidorm me he quitado el turbante. He estado un mes y te he hecho caso, Jorge. Estoy enamorada, ilusionada. Antes era muy antigua… Ahora tengo hasta juguetes…

Belén volvió a hacer frente a sus ‘enemigos’ de siempre: la familia Janeiro. Belén dijo que su hija Andrea no había querido ir a la comunión de su hermana, habló de capítulos un tanto desagradables vividos en ‘Ambiciones’ e incluso acusó a Humberto Janeiro de malos tratos a Carmen Bazán delante de sus hijos: «Andrea me ha dado permiso para contarlo. Se enteró de la comunión de su hermana por la comunión. Hace dos años y medio que no ve a sus hermanos y tres que no ve a su tío Víctor, lo digo por su boda con Beatriz Trapote».

«Jesús no está al tanto de las notas de su hija, porque está pendiente de las notas de su mujer»; dijo, acusándole de no estar al tanto del rendimiento escolar de Andrea, a quien ha puesto un profesor particular, «porque le cuesta estudiar, pero ha pasado de curso limpia. Los colegios preparan dos impresos con las notas para los padres separados. Los de Jesulín siguen allí porque nunca ha ido a buscarlos».