Andrés Calamaro no se caracteriza por su contención al a hora de hablar y tampoco de grabar, ya que lanza discos con decenas de canciones, así que a continuación reproducimos el post que ha escrito en Facebook para acompañar esta foto, en la que habla de su momento actual y de su vida en Madrid:

«Servidor transita un periodo austero y cultural de la vida, mis días en Madrid empiezan con mate amargo y buenos discos de Charlie Mingus y John Coltrane, mientras tanto leo a Michel Houllebecq, Cesar Aira o Fabián Casas. Lógicamente, voy a leer otra cosa cuando termine los libros que estoy leyendo ahora, y no escucho únicamente a Mingus o Trane, pero me muevo dentro de estos parámetros. Después de mis desayunos austeros pero culturales, voy al mercado de la Cebada a comprar buenos productos. Es un lujo para un hombre poder, saber y querer, elegir la comida -y cocinarla- dos veces por día. Elijo buenísimos productos vegetales y animales, pequeños lujos de la vida conyugal. Volviendo a casa me compro el periódico».

Y añade: «Soy un hombre que ha transitado muchos estadios de la vida, no necesito rendir exámenes ideológicos ni toxico-filias. Que no estoy para demostrar nada porque no tengo necesidad y aquellos que tiene que demostrar lo que vale un peine son otros. Me preocupa el golpe posmodernista, me rio de las tendencias virales, firmemente creo que las corrientes animalistas y anti sistemas son caldo de incultura, intolerantes y virales, orquestadas en el off y on line. Me importa pero me rio en la cara de aquellos que me llamen reaccionario, asesino o la mar en coche; porque se de donde vengo y los kilómetros que tengo recorridos.
Sencillamente: “Yo estoy al derecho, al revés están los demás”.

belen-essteban
Esta es la foto que ha compartido Andrés Calamaro con Belén Esteban en su perfil de Facebook.


Sobre su encuentro con Belén Esteban ha escrito: «Confeso televidente, lector de el periódico conservador y taurino a tiempo completo; me importan poco las opiniones de los otros aunque si me importa que estén enfermando al mundo. Un enfermo sufre sus malestares en silencio, preocupa a su familia y amigos; pero estas epidemias, que también son enfermedades, llegaron para arruinar la vida publica, la cultura, todo lo tradicional, bello, poético y litúrgico. La libertad. Dicho lo cual me presento a mi mismo ANOCHE en el extraordinario De María, donde me tratan como a uno de la familia o mejor. Y en un encuentro casual con La Princesa del Pueblo. Un encuentro que me pinta como un espíritu libre, desenfadado y genial. Caiga quien caiga.«

calamaro
En el metro de Madrid con su novia, la actriz argentina Micaela Breque, y el actor Ricardo Darín.