El gran dolor de Belén Esteban en su 45 cumpleaños, un día que se supone feliz

Belén Esteban tiene mucho que celebrar el día de su 45 cumpleaños,. pero también está triste porque hoy también sería el cumpleaños de su padre, a quien le ha dedicado un bonito mensaje en Instagram. El dolor le hace seguir adelante

Este 9 de noviembre es un día para celebrar para Belén Esteban, que cumple 45 años sabiendo que ha vivido un año cargado de noticias buenas y el cierre de capítulos muy complicados en su vida. Sin embargo, si bien es cierto que después de la tempestad viene la calma, también es conocido que tras la tormenta toca el momento de recomponerse de los desperfectos ocasionados. Si Belén Esteban sabe que tiene mucho que celebrar en un día como este, también es consciente de que desde hace 12 años, nada será igual que antes.

La muerte de su padre sigue siendo una herida difícil de curar, un dolor incesante que aún le atenaza y del que aún trata de recomponerse. En día como estos, en los que hay tanto que celebrar y la familia se convierte en protagonista, al ser los seres queridos los que hacen el día más especial, las ausencias duelen más si cabe. Esto es lo que ha querido expresar la propia Belén Esteban en su cuenta personal de Instagram, donde ha dejado un mensaje a su padre con motivo de su cumpleaños.

[Leer más: Belén Esteban cumple 45: los 13 bombazos de este año]

Un mensaje que viene muy a cuento, debido a que este viernes también hubiese sido el cumpleaños de su progenitor, al que echa en falta desde hace ya 12 años: “Papá, muchísimas felicidades. Hoy harías 79 años. Allá donde estés, sé que estarás muy feliz de verme tan feliz”, subrayaba Belén Esteban, sabiendo que los fantasmas del pasado ya no le atenazan en el presente y que el futuro se le vislumbra esperanzador y cargado de ilusiones.

Su padre fue, y seguirá siendo, uno de los pilares fundamentales de su vida. También su madre, pero aún está con ella y puede demostrarle día a día que lucha por conseguir que se sienta orgullosa de ella. Con su padre es distinto. El dolor es hondo, el recuerdo feliz, pero también amargo. Le extraña y así lo ha expresado: “Te fuiste muy pronto, hace doce años, pero siempre estarás con nosotros. No sabes lo que te extraño, papá, sigue cuidando de nosotros. ¡Te quiero mucho!”.

 

Más contenido .....