La nueva Belén Esteban quiso celebrar su 40 cumpleaños por todo lo alto y para ello organizó una gran fiesta en el bar de Paracuellos del Jarama El Mosky, que es propiedad de un buen amigo suyo. Sobre las doce de la mañana recibía la visita en casa de tres jóvenes amigos con los que después la veíamos salir en dirección al bar. Con ellos iba también su madre, Carmen, que caminaba unos pasos por delante.
Una vez en el restaurante fueron llegando el resto de invitados, entre ellos Toño Sanchís, su representante y gran amigo, al que vimos junto a su esposa y sus tres hijos. Él saludó muy cariñosamente en la puerta del local a Andrea.

andrea janeiro

Toño Sanchís, representante de Belén Esteban saludando a Andrea Janeiro, que ya es una jovencita de 14 años. 

Tras el almuerzo, en el que también vimos a amigas de toda la vida, se arrancó a bailar, demostrando lo feliz que se encontraba en ese día tan especial en el que entraba en los cuarenta y lo hacía junto a todos sus seres queridos, los que han estado a su lado en el largo proceso de recuperación. Ella misma, en su Twitter, escribía: «Que feliz soy a mis 40 años, gracias por vuestras felicitaciones».
A su regreso al programa Sálvame, Belén comentó que había mantenido relaciones sentimentales en el tiempo que pasó en Benidorm. Se desconoce la identidad del joven y si se trata de alguno de los amigos que la acompañaron este día, pero lo que sí parece cierto es que su exmarido, Fran Álvarez, pertenece ya al pasado y no se encuentra dentro de su círculo cercano. Si quieres conocer los 40 intensos años vividos por Belén, pincha AQUÍ.

belén esteban

Belén está siguiendo una dieta para perder algunos de los 18 kilos que engordó este verano y parece que lo está consiguiendo.

La colaboradora de Sálvame no quiso desvelar detalles de su biografía, «Ambiciones y reflexiones», que saldrá a la venta el 19 de noviembre y que ha escrito junto a Boris Izaguirre. Sobre el momento en el que se encuentra actualmente comentaba: «Estoy muy bien, con muchas ilusiones y muy contenta». Una crisis de los 40 que al contrario de preocupar a Belén la anima a seguir hacia delante: «no tengo crisis de ningún tipo».