Beatriz Luengo habla por primera vez sobre el cáncer que padeció su madre

Del Circo a los premios Grammy, Beatriz Luengo lleva toda la vida siendo artista. Según su madre, por la influencia de su abuela que era cantaora. Triunfa con su nuevo disco y con su familia, humilde y trabajadora, que le ha enseñado a luchar por sus sueños. Los suyos los comparte con su primer amor, Yotuel, de quien no se ha separado desde que se conocieron en la serie “Un paso adelante”. Quiere dar uno más que le lleve ante el altar, aunque se casaron en Las Vegas y planean darle un hermano a su hijo de tres años. Mientras tanto, saborea este café y el fruto de su esfuerzo en cuerpo y alma.

Brindemos con café porque tu disco ya es un éxito.

Estoy muy contenta. Este disco se llama “Cuerpo y Alma” porque lo he dado todo en él. Es un disco con doble concepto, son dos partes, así que doble trabajo. Y tengo la suerte de tener grandes colaboraciones como Alejandro Sanz, Christian Castro o Ricky Martin, entre muchos otros. Lo vivo con susto y felicidad. Desde 2009 no hacía firmas en España y sé que la gente me quiere. Lo noto en la calle porque son testigos de mi lucha y siempre me desean que me vaya bien. Eso es un regalo pero tal y cómo está la industria, me daba miedo. Pero ha sido espectacular porque he sido número uno y estoy muy feliz. En etapas anteriores pensaba que la gente no sabía que ni existía ni que estaba luchando con mis canciones y, ahora al ver todo esto, me emociona mucho.

Todos te conocemos como actriz y cantante pero pocos saben que empezaste de pequeña en el circo.

A los 9 años empecé bailando y cantando en el Circo de Rita y Miliki y fue una experiencia muy bonita y muy fuerte también. Cuando eres niña y te proyectas para ser artista piensas en Mariah Carey o Withney Houston pero luego los artistas, como los del circo, no tienen una gran vida. Para mí fue una prueba que me puso la vida para saber lo que era ser artista de verdad. Mi abuela era cantaora de flamenco y mi madre siempre pensó que ella me influía demasiado y me metía pájaros en la cabeza y utilizaron mi formación para mi motivación en el colegio porque siempre me amenazaban con que si no estudiaba, me quitaban de bailar. Así que siempre aprobé muy amenazada para poder cumplir mi sueño

Muchos te siguen recordando por tu papel en la serie “Un paso adelante” que fue un fenómeno social.

Lo llevo muy bien. Mi personaje se llamaba Lola y es lo más bonito que me ha pasado. Ni yo misma hubiera podido explicar quién soy mejor que ese personaje que hablaba de la humildad, de la lucha, de vivir en un barrio. Las dos teníamos mucho en común. El padre de Lola era fontanero y el mío carpintero. Muchas chicas se sintieron identificadas. Viene mucha gente a verme que me conoce desde esa serie y siento que “UPA” fue una etapa bonita para mucha gente. Noto que cuando me ven, es como si se transportaran a aquellos momentos de su vida que fueron bonitos.

Beatriz luengo con sus compañeros de ‘UPA DANCE’

¿Sigues teniendo contacto con tus compañeros?

Sí, sobre todo con Miguel Ángel Muñoz y Mónica Cruz. De verdad que nos llevamos muy bien, no es lo típico que se dice. Les quiero como hermanos. Mónica baila flamenco con una elegancia que no se la he visto a nadie y siento que tiene mucho que contar así que me emociona verla de nuevo después del descanso que cogió para ser madre. Y Miguel Ángel es un super actor y además me hizo llorar cuando ganó “Masterchef” porque la gente ha podido conocerlo más y saber el increíble profesional y persona que es.

Además, allí encontraste al amor de tu vida, Yotuel Romero

Sí, llevamos juntos desde 2003, cuando comenzó la serie. Ha sido la única pareja de mi vida. Nos casamos en Las Vegas aunque tenemos idea de hacer una boda en la Iglesia con la familia.

¿Qué es lo que os mantiene unidos?

Lo primero es el respeto mutuo que nos tenemos. Cada uno sabe siempre estar en su sitio en todas las situaciones. Somos una pareja en la que nos hemos encontrado que unas veces es uno quien tiene el primer plano y otras veces, el segundo. Yo respeto su espacio y sus decisiones. Jamás se me ocurre decirle, por ejemplo, que quiero cantar en un disco suyo, o que me invite a un concierto. Cosas que sí he visto en otras parejas. Siempre pensamos en el bien común como familia. Estamos centrados en que lo mejor de uno u otro, será lo mejor para la familia.

Beatriz Luengo con Yotuel Romero.

Hablas mucho de tu familia. ¿Qué significa para ti?

La familia para mí es muy importante y lo vivo todo a través de sus ojos. La primera vez que tuve el disco en las manos lo primero que pensé fue en la alegría que iba a sentir mi madre cuando lo viera. Vivo todo lo que me pasa a través de lo que vayan a sentir ellos. Son un referente muy importante. Estamos muy unidos. Tengo una familia muy humilde y trabajadora que sabe lo que significa salir adelante, cambiar de profesión, reinventarse. Por eso cuando en Miami me propusieron componer para otros, no tuve miedo aunque nunca lo había hecho, pero mis padres han inculcado en mí que hay que aprender a hacer cosas nuevas.

Le dedicas una canción a tu madre que ha superado un cáncer.

Nunca he sido capaz de hablar de este tema, incluso en privado porque me daba muchísimo miedo la palabra y escribí “Ojos de Mandela”, que es una conversación sobre la Fé. Ella siempre me pedía que le escribiera una canción pero yo le decía que significa tanto para mí que ninguna canción sería suficiente. Pero es la canción más bonita que he escrito porque habla de que no hay necesidad de ver algo para quererlo. Se la dedico a ella porque veo a Dios en su sonrisa y es lo más bonito que le puedo decir a alguien. Cosas del destino, la canto con Alejandro Sanz y mi madre ha sido testigo toda mi vida de mi admiración total por él. Un año quiso regalarme un autógrafo suyo por mi cumple y removió todo pero no lo consiguió. Ahora es como si el Universo nos lo haya concedido a lo grande.

A tu hijo también le has dedicado la canción “Más que suerte”. ¿Queréis darle un hermanito?

Sí, totalmente, pero en un futuro. Lo más bonito que me ha pasado en la vida es ser madre y me encanta la experiencia.

Su disco ‘Cuerpo y alma’ ha sido número uno.

 

Entre tantos otros, tienes una súper fan que se llama Lara Álvarez. No paráis de piropearos e incluso habéis cantado juntas

Lara es una persona generosa y maravillosa que se ha cruzado en mi vida. No tengo suficientes palabras para agradecerle lo mucho que me apoya. Tiene un gran sentimiento para ayudar a compañeras, a mujeres. Demuestra que es una persona con mucha seguridad sobre su talento, su preparación y ella como mujer. Yo le mando mensajitos para comentar “Supervivientes” que estoy enganchadísima (risas).

¿Qué le preguntarías a quien supiera ver tu futuro en los posos de tu café?

Me gustaría que el futuro me asegurara que mi hijo va a estar siempre orgulloso de mí y que haya entendido que este es mi trabajo, el que me lleva a viajar tanto pero que es lo que tenemos para salir adelante como familia.