Presentadora de los programas más exitosos de Mediaset, casi dos millones de seguidores en sus redes sociales y la gran sonrisa de la televisión. El triunfo acompaña a Lara Álvarez en cada paso que da, o al menos, esto es lo que creía la audiencia hasta ahora. Fue exactamente en 2017 cuando la periodista se lanzó al mundo de los negocios, creando la firma de moda, Blue Palm, con la que vendía prendas en las que se fusionaba el estilo surfero y el urbano. Sin embargo, las cifras no la han acompañado y, prueba de ello, que haya decidido echar el cierre, tal y como ha podido saber la revista ‘Semana’ en exclusiva. Un fuerte batacazo empresarial que ha tratado de silenciar en sus redes sociales.

[Lara Álvarez disfruta del paraíso sin Andrés Velencoso]

Lara Álvarez

De hecho, todo ha sucedido de manera sigilosa. Sin que sus followers se percataran, Lara ha eliminado de su biografía de Instagram cualquier rastro sobre su marca. Tan solo le da importancia al contacto de su representante y sus publicaciones ya no están orientadas a dar publicidad a la firma. Abandono que también se extiende a la página web de la misma, la cual permanece completamente inactiva. Precisamente este detalle ha llevado a que muchos clientes se quejen, pues ni reciben los pedidos que previamente habían pagado ni tampoco obtienen respuesta por parte de la empresa cuando tratan de ponerse en contacto con ellos.

[Descubrimos el tatuaje más oculto y especial de Lara Álvarez]

Tanto es así que en la red social de Blue Palm se pueden leer comentarios de muchos usuarios que están descontentos con el servicio dado. «Vergonzosa la atención» o «llevo 10 días esperando el pedido. No pone ninguna información ni para poder hacer el seguimiento. He enviado 3 emails y ninguna respuesta», son solo dos de las quejas que rezan en algunas de sus publicaciones. No obstante, estos comentarios tampoco han sido respondidos, desidia que ha provocado el enfado de los clientes.

Lara Álvarez

Las redes sociales de la firma están ‘abandonadas’ y así lo demuestra que el último post esté fechado a finales de septiembre. Pero pocos esperaban que esto sucediera, pues los datos de las últimas ventas avalaban su solidez. Lara Álvarez consiguió agotar las últimas dos líneas de su colección, pero parece que no ha bastado para que sus cuentas sean del todo rentables.