Bárbara Rey ha recibido el alta médica tras su último ingreso en el hospital el pasado 10 de mayo por las secuelas propias del coronavirus


Han sido semanas muy complicadas para Bárbara Rey. La que fuera vedette ya ha recibido el alta hospitalaria tras su último ingreso en el hospital a causa de las secuelas que le había dejado el coronavirus. Fue el pasado 10 de mayo cuando tuvo que ingresar de nuevo en la clínica Quirón de Marbella, centro médico en el que permaneció en su anterior ingreso también por la mencionada enfermedad.

Bárbara Rey ya se encuentra recuperándose en su casa de Marbella

Tal y como ha adelantado Informalia, Bárbara ya se encuentra en su casa de Marbella descansado tras su delicado estado de salud. La presentadora se encuentra en reposo mientras se recupera completamente, por lo que los médicos le han aconsejado que de momento no haga demasiados esfuerzos físicos. Ahora, debe tomarse la vida con más tranquilidad para poder recuperarse al cien por cien y retomar cuanto antes su vida, al igual que su hija, Sofía Cristo, quien tuvo que rechazar algunos compromisos profesionales para poder estar junto a ella en el hospital.

Sofía Cristo ha estado junto a su madre en todo momento. Precisamente, ella era quien daba la última hora sobre su estado de salud. La última vez fue unos días después de su segundo ingreso, donde insistió en que el coronavirus le ha dejado unas secuelas muy fuertes a su madre. «Tiene muchas secuelas, en el hospital está controlada. Le ha salido una dermatitis por todo el cuerpo y el cansancio que trae consigo el coronavirus. Cuando le dieron el alta, a los pocos días le subió la fiebre y eso es consecuencia de la neumonía. Está muy bajita de humor», comentaba

Su primer ingreso, por culpa de la COVID, no fue fácil: ella mismo lo reveló

Durante su primer ingreso en la misma clínica, ella misma se confesó por aquel entonces con algún periodista cuando se han interesado sobre su estado de salud. «Me faltan las fuerzas hasta para hablar y espero ir recuperándome poco a poco con los tratamientos que me están poniendo. Pero llevo unos días terribles», decía con un hilo de voz a ‘La Razón’ hace tan solo unos días. «Tengo algunos problemas cuando me tienen que poner una vía para los sueros, cuesta encontrarme las venas, pero qué le vamos a hacer, confío en irme recuperando día a día. Espero que pronto acabe todo esto», añadía la propia Bárbara desde la clínica en la que permanecía ingresada.

Ahora y tras pasar semanas muy complicadas por su delicado estado de salud, ya permanece en casa. Han sido unos momentos muy complicados para la de Totana, que se encuentra con pocas fuerzas debido a las secuelas del coronavirus. Le toca recuperar las fuerzas y la energía de cara al verano para poder disfrutar de la época estival.