Versos 1891 fue al principio un regalo de bautizo hecho a Manuel Barbadillo por su padre. Un vino con complejo aroma y gran intensidad que denotan su calidad y envejecimiento durante más de un siglo, en la paz y oscuridad de las casi bicentenarias bodegas de Barbadillo, en Sanlúcar de Barrameda.