Arantxa Sánchez Vicario se confiesa: “Yo di el primer paso para reconciliarme con mis hermanos”

El divorcio entre Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana ha facilitado la reconciliación de la exitosa tenista con sus hermanos varios años después

Años de relación inexistente y fría, un distanciamiento impropio de hermanos y mucho dolor. Así se podría resumir brevemente los debilitados lazos de Arantxa Sánchez Vicario con Emilio, Marisa y Javier. Parecía que la tenista nunca iba a poder volver a disfrutar de sus hermanos, las personas con las que ha crecido. Pero algo ha cambiado y es ella misma quien explica que ha dado el paso definitivo para una reconciliación tan dura como necesaria.

El duro golpe judicial de Arantxa Sánchez Vicario sobre su divorcio

14Emilio y Arantxa Sánchez Vicario ‘vuelven’ a ser hermanos

Años de disputas y sin hablarse son los que han estado ambos. Arantxa rompió con su familia mientras estaba con su exmarido, pero el divorcio de Josep Santacana ha servido para que pueda retomar la relación con sus padres y hermanos después de un fuerte distanciamiento fraternal.

13Juntos en Miami

El programa ‘Quan s’apaguen els llums’, presentado por Lluís Canut, se ha desplazado hasta Florida para charlar con Arantxa Sánchez Vicario y Emilio sobre una pista de tenis, el lugar que más alegrías le ha dado siempre a la catalana.

12Orgullo de hermano

«Para mí ha sido un honor aprender con ella y poder ayudarla. En un principio la conocía como mi hermana, pero cuando ganó Roland Garros yo fui ‘el hermano de Arantxa Sánchez Vicario». Ahora puede compartir con Arantxa todos esos ratos que durante años ha sido imposible.

11El perdón de Arantxa Sánchez Vicario

«El primer paso para la reconciliación lo di yo. Siempre ha estado en todos los momentos a mi lado y necesité que estuviera otra vez. Di el paso, pedí disculpas por todo a él y la familia. Él siempre me abrió los brazos desde el principio y le doy las gracias».

10La reflexión de Emilio como padre

«Todos los padres nos pensamos que nuestro hijo tienen las máximas capacidades, pero como padres lo que tenemos que hacer es darles oportunidades para que se desarrollen. Si pensamos en dónde va a llegar vamos a tener problemas y él también porque va a tener una presión grande».

9La reticencia de los padres de Arantxa

«Yo les decía a mis padres que iba a ser número 1 del mundo y ellos me miraban incrédulos. Desde pequeña empecé a ganar el campeonato de España, me hice profesional y fui campeona».

8¿Cómo está tras el divorcio con Josep Santacana?

«Estoy bien, luchando por muchas cosas, pero feliz, tranquila y con dos hijos maravillosos que me dan fuerza para continuar. Ellos saben quién es su madre y lo que he hecho, pero no son tan conscientes. Saben que su mamá fue número 1 del mundo de tenis».

7Su momento más duro

Con 33 años se retiró y por entonces lo explico así: «Los motivos de mi retirada son exclusivamente personales. Me toca pensar en mí como persona«. Lo que tiene claro es que «fue la decisión más difícil de mi vida».

6Si tuviera que autodefinirse…

«Me siento una persona luchadora. La vida sigue y me queda mucho por hacer. Sé quién está y quién no en los momentos cruciales de mi vida».

5La ruptura con su familia

El divorcio con sus padres se escenificó a raíz de la publicación de su autobiografía, en 2012: «Los padres siempre hacen lo mejor para sus hijos pero en mi caso han ejercido un control y una protección hasta llegar a anularme o decirme con quién tengo que compartir mi vida».

4Josep Santacana y el daño colateral

Arantxa Sánchez Vicario le confesó a Lluís Canut lo siguiente: «Son circunstancias que pasaron en mi vida y pedí perdón por aquello. En esos momentos no era yo quien lo decía. Ahora intento recuperar esa relación con mi familia. Poco a poco estamos recuperando aquella relación porque lo siempre queda es la familia. Son etapas de la vida y hay que seguir para adelante».

3Una historia de amor convertida en pesadilla

Su matrimonio con Josep Santacana no pudo acabar peor. Arantxa se cegó por él y su relación desembocó con la extenista hundida y en una espiral judicial que parecía no acabar nunca. Quién se lo iba a decir cuando veraneaban así de enamorados.

2La alegría de su vida

«Mis hijos son mi motor. Tienen los genes deportivos, les gusta el tenis y el fútbol, lo hacen muy bien. Tienen mucha pasión y me gusta que hagan deporte porque les va a ayudar mucho en la vida. No sé cómo llevaría ver a mi hija jugar porque paso muchos nervios cuando está en la pista, como le pasaba a mi madre conmigo».

1Su distracción

Tiene amigas que viven muy cerca en Miami y gracias a ella ha conseguido evadirse momentáneamente de su lucha judicial contra Josep Santacana. ¿Cómo? Jugando algún partido de tenis y dejando los problemas en la pista. Las amistades siempre son la mejor medicina para las preocupaciones.