La pareja tenía que verse las caras hoy, día 7 a las 9 de la mañana, en los juzgados de Collado Villalba. Esa estaba llamada a ser la cita del reencuentro entre Alba Carrillo y Feliciano López. Reencuentro en un juzgado, el mismo donde el 24 de noviembre no se pusieron de acuerdo para la formación de inventario de los gananciales que originaron durante los seis meses en que estuvieron casados en este régimen.

El mismo, también, en el que Alba miró a los ojos por última vez al que todavía es su marido para ‘escupirle’ con todo el despecho que aún tenía la lista de nombres de mujer con los que la modelo está convencida que le fue infiel el tenista. Han pasado dos meses y medio de aquella cita, en la que nada se resolvió entre las partes, que sí mencionaron al salir –las respectivas abogadas- la posibilidad de llegar a un acuerdo. No hubo vista entonces, ni acuerdo después.

Pero tampoco habrá vista hoy, 7 de febrero, la fecha a la que el juez les emplazó para organizar los gananciales en un inventario que habrían de repartirse. Tarea harto difícil cuando una parte, la de Feliciano, considera que ya se disolvieron en la firma ante notario de una cláusula ad hoc. Y, en frente, la de Alba Carrillo, que quiere anular aquella renuncia por escrito a sus gananciales.

Así las cosas, la defensa de la modelo ha presentado una demanda paralela en distinto juzgado precisamente para invalidar aquella cláusula firmada por Alba para disolver gananciales. Primero, porque no era consciente de lo que firmaba. Segundo, porque aún firmando nada se disolvió en aquel acto, ni tampoco después. Ese proceso abierto ha anulado el anterior y es por ello que la cita del día será pospuesta.

El encuentro entre Feliciano y Alba aún tendrá que esperar.

Se tenían que volver a ver las caras

se-tenian-que-volver-a-ver-las-caras

Reencuentro en un juzgado, el mismo donde el 24 de noviembre no se pusieron de acuerdo para la formación de inventario de los gananciales que originaron durante los seis meses en que estuvieron casados en este régimen. 

Alba defiende su verdad

alba-defiende-su-verdad

En este mismo juzgado, Alba miró a los ojos por última vez al que todavía es su marido para ‘escupirle’ con todo el despecho que aún tenía la lista de nombres de mujer con los que la modelo está convencida que le fue infiel 

No se ponen de acuerdo

no-se-ponen-de-acuerdo

Han pasado dos meses y medio de aquella cita, en la que nada se resolvió entre las partes, que sí mencionaron al salirla posibilidad de llegar a un acuerdo. 

Hoy tampoco será el día en el que se vean

hoy-tampoco-sera-el-dia-en-el-que-se-vean

Pero tampoco habrá vista hoy, 7 de febrero, la fecha a la que el juez les emplazó para organizar los gananciales en un inventario que habrían de repartirse. 

Feliciano quiere llegar hasta el final

feliciano-quiere-llegar-hasta-el-final

La parte de Feliciano, considera que ya se disolvieron en la firma ante notario de una cláusula ad hoc. 

La modelo no se va a quedar atrás

la-modelo-no-se-va-a-quedar-atras

Alba que quiere anular aquella renuncia por escrito a sus gananciales. 

Demanda tras demanda

demanda-tras-demanda

La defensa de la modelo ha presentado una demanda paralela en distinto juzgado precisamente para invalidar aquella cláusula firmada por Alba para disolver gananciales. 

Se tendrán que ver sí o sí

se-tendran-que-ver-si-o-si

Ese proceso abierto ha anulado el anterior y es por ello que la cita del día será pospuesta. El encuentro entre Feliciano y Alba aún tendrá que esperar.