Se suele decir en los corrillos televisivos que concursar en ‘GH VIP’ permite dar a conocer a los concursantes tal y como son, que permite verdadera cara de los famosos. Pensamiento que encuentra su reflejo en la figura de Antonio David Flores. Su participación en el reality con más audiencia ha supuesto su mayor aventura en la pequeña pantalla hasta ahora con todo lo que eso conlleva.

Al exmarido de Rocío Carrasco le ha sentado bien su paso por Guadalix por el lavado de imagen que ha tenido. El Antonio David hermético, alejado de la televisión y esquivo de los últimos tiempos ha virado en uno mediático, carismático, que abre su corazón y que no tiene miedo al cuerpo a cuerpo en los platós. Valga como ejemplo de esto último su enfrentamiento con Kiko Jiménez en pleno directo.

Los perfectos escudos de Antonio David

antonio-david-rocio-flores

El cambio que ha experimentado el ex Guardia Civil se ha extrapolado a todo su entorno, partícipe pleno de su aventura en ‘GH VIP’. El ejemplo más claro es el de su hija. Rocío Flores ha dado el salto definitivo a los medios de comunicación que tanto se le pedía y que ella esquivaba. La joven se ha convertido en el mejor escudo de su padre, a quien ha defendido con uñas y dientes en cada gala. Su reencuentro el día de la expulsión fue uno de los momentos más emotivos de esta edición.

El otro vértice del triángulo lo conforma Olga Moreno. La mujer de Antonio David siempre se había mantenido timorata y prefería estar en la sombra de todos los conflictos -que no son pocos- de su marido. Sin embargo, decidió salir del cascarón y sorprender a todos con una entrevista en ‘Sábado Deluxe’ donde habló abiertamente de cómo ha afectado a su familia el conflicto judicial con Rocío Carrasco. La sombra de una nueva demanda por parte de la hija de ‘La más grande’ planea sobre ella.