Cuando se empezó a rumorear que Anna Allen podría aparecer en la última temporada de ‘Paquita Salas’ la noticia parecía más una fantasía, un deseo hecho realidad, que una posibilidad. Pero Javier Ambrossi y Javier Calvo, ‘los Javis’, supieron convencer a la actriz catalana de que abandonase su encierro y lo hicieron con un guión y una historia hecha a su medida.

Hasta ahora Anna Allen solo había aparecido detrás de una pantalla, pero ayer la intérprete salió del escondite en el que llevaba oculta desde que en 2015 salieron a la luz todas sus mentiras y pisó por primera vez en años una alfombra roja. Fue en Madrid, en la gala de los 40 Principales, donde la artista encaró todos sus miedos y posó para los medios de comunicación.

Si esta aparición estaba o no preparada al detalle es algo que se desconoce, pero lo cierto es que esa misma noche tenía lugar en Barcelona la presentación de ‘La llamada’ y parecía mucho más probable que Anna escogiese un evento lleno de amigos para volver. Pero quizás porque nadie la esperaba ahí, Allen optó por la última y más rockera alfombra roja de la capital.

Vicky Martín Berrocal aclara por fin su participación en el montaje americano de Anna Allen

¿Fue ambición profesional? ¿Inseguridad personal? Los motivos ya no importan, mucho menos después del espectacular discurso que ‘los Javis’ regalaron a Anna para hacer de su reentré en la vida pública un momento emocionante hasta las lágrimas. Pero ahora ya da igual que Allen nunca fuera a los Oscar, que no trabajase en Hollywood y que su fama como impostora superase con creces la que tuvo como intérprete. Anna Allen ha vuelto y tiene el perdón del público, de su profesión y, sobre todo, el suyo propio.