Anita Matamoros no quiere oír hablar de líos familiares, ni del tema de la adicción a las drogas que ha confesado su padre, Kiko Matamoros, ni de guerras con Makoke. Ella no quiere moverse por este mismo mundillo en el que sus padres se sienten cómodos. Vea el vídeo


Anita Matamoros se ha visto en medio de una guerra encarnizada protagonizada por sus padres. Kiko Matamoros y Makoke parecían un matrimonio feliz hasta que anunciaron su intención de divorciarse y dejaron al descubierto una enemistad profunda, atesorada durante años, que explica las jugarretas que uno y otro se han hecho en estos últimos meses. Tanto es así, que el colaborador de ‘Sálvame’ se ha visto obligado a confesar que consume diariamente cocaína desde que tiene dieciséis años, al considerar que estaba siendo presionado por su exmujer para contarlo. Con esta revelación no solo desarmaba a su exmujer, sino que dejaba a Makoke entre la espada y la pared al dejar caer que ella no era ajena a sus adicciones. Sin embargo, ¿en qué lugar deja ahora esto a su hija Anita Matamoros?

Vídeo: Europa Press

Pues, tal y como ella misma ha reconocido, en la peor de las situaciones. Anita Matamoros no quiere verse obligada a tener que elegir entre el amor de un padre o el de una madre, aunque en cierto modo ya lo ha hecho al retirarle la palabra a Kiko Matamoros y pasar los días disfrutando con Makoke entre planes de ocio, viajes y mera rutina en casa. Eso sí, de cuestiones polémicas no quiere oír hablar y así sucede también con el tema de las adicciones de su padre, de las que se desvincula por completo. Anita Matamoros quiere dejar claro en todo momento ante las preguntas de los reporteros, que ella no aprueba este tipo de negociados y que no se siente cómoda en el mundillo en el que sus padres se desenvuelven con soltura. Lo que ellos hacen no casa con su forma de entender la vida, no les juzga, pero tampoco está dispuesta a entrar en su juego. Vea el vídeo para conocer su reacción.