Aunque a muchos les resulte imposible creerlo, Anabel Pantoja y Yulen Pereira han puesto fin a sus vacaciones, después de recorrer mundo de este a oeste tocando tres continentes distintos como si de una luna de miel se tratase. La pareja, que nació al calor del sol hondureño de ‘Supervivientes’, ha tomado tierra en Madrid tras haber pasado por Sevilla, Egipto, Ibiza, Menorca, Madrid, Nueva York o Cancún. Pero si las vacaciones han sido largas e intensas, también lo ha sido la tarea de regresar al hogar y es que la colaboradora y el esgrimista se han encontrado con serios peligros para coger el vuelo que les traía de vuelta a España. Un contratiempo que la sobrina de Isabel Pantoja ha compartido con sus seguidores de redes sociales, ahora que su presencia en este canal se ha intensificado tras su salida de los platós de Telecinco, aunque parece que pronto volverá a ocupar su silla en ‘Sálvame’.

anabel-pantoja-viaje
Foto: Instagram

El vuelo que Anabel Pantoja y Yulen Pereira habían cogido para regresar a Madrid desde Cancún ha tenido que ser desviado por cuestiones de seguridad. Las inclemencias del tiempo siempre ponen obstáculos al buen viaje, pero en esta ocasión la alarma era mayúscula y es que se trataba del huracán Ian, que amenaza a las ciudades de Florida tras haber causado dramáticos estragos en Cuba.

La península casi en su totalidad está en estado de emergencia ante la cercanía de la tormenta tropical cuya categoría fue elevada a 4 en las últimas horas y que amenaza a todos con vientos de 240 kilómetros hora. De ahí la imposibilidad del avión de Anabel Pantoja y Yulen Pereira pueda realizar un viaje con todas las garantías de seguridad, por lo que se ha optado por desviarlo.

anabel-pantoja-viaje
Foto: Instagram

Con ello, a pesar de que los planes eran que el avión elegido por Anabel Pantoja y su chico hiciese escala en Miami, finalmente ha sido desviado para hacer parada en Dallas, Texas, por culpa del peligroso huracán Ian. Aquí han tenido que aguardar durante largas horas a que amainase la tormenta tropical lo suficiente para facilitar que despeguen nuevos aeroplanos, como así esperó la colaboradora y el esgrimista hasta que finalmente pudieron llegar a Madrid en la tarde de este jueves.