La nueva operación de Angelina Jolie ha trascendido porque ha publicado una columna de opinión en The New York Times, firmada como Angelina Jolie Pitt, contando su experiencia: «Hace dos años escribí sobre mi elección de someterme a una doble mastectomía preventiva. Un simple análisis de sangre había revelado que tenía una mutación en el gen BRCA1. Me dio un 87% de riesgo estimado de sufrir cáncer de pecho y un 50% de ovarios. Perdí a mi madre, a mi abuela y a mi tía de cáncer».

«He querido que otras mujeres que tienen este riesgo -añade- conozcan las opciones. Prometí continuar con cualquier información que pudiera ser útil, incluyendo la de mi siguiente cirugía preventiva, la extirpación de mis ovarios y las trompas de falopio».

«He estado planeando esta operación desde hace tiempo.  Es una cirugía menos complicada que la mastectomía, pero sus efectos son más severos -manifiesta- Sitúa a cualquier mujer en una menopausia forzada. Me he estado preparando mental y físicamente, discutiendo opciones con los doctores, buscando medicinas alternativas, y hemos hecho un estudio de mis hormonas para la sustitución de estrógeneos y progesterona. Pero sentía que todavía tenían que pasar unos meses hasta que fijara la fecha».

«He pasado lo que imagino miles de otras mujeres han sentido -dice, muy emotiva- Me dije a mí misma que tenía que estar calmada, ser fuerte, y luego pensé que no tenía ningún motivo para pensar que no viviría para ver a mis hijos crecer y conocer a mis nietos».

«Llamé a mi marido a Francia. Lo bonito de estos momentos en la vida es que hay mucha claridad. Sabes para lo que vives y lo que importa«, manifiesta la protagonista de la saga de Lara Croft.

«Ese mismo día fui a ver a la cirujana, que había tratado a mi madre. La última vez que la había visto fue el día que murió mi madre. Se rompió cuando me vio: «Eres idéntica a ella». Me vive abajo, pero nos reímos y llegamos a la conclusión de que estabamos ahí para solucionar cualquier problema».

brad-pitt

Brad Pitt ha sido un gran apoyo para Angelina Jolie en ambas operaciones.

El relato de Angelina Jolie es muy emotivo: «Nada en los éxamenes o el ultrasonido era preocupante. Me tranquilizó que si era cáncer, lo más probable es que estuviera en un estado primario. Si se encontraba en cualquier otro lugar de mi cuerpo, lo sabría en cinco días. Pasé esos cinco días en una nebulosa, asistiendo a los partidos de fútbol de mis hijos y trabajando para mantenerme calmada y concentrada».

«Llegó el día de los resultados -continúa- el escáner parecía claro y el test tumoral negativo. Estaba llena de felicidad, aunque por la radioactividad no podía abrazar a mis hijos en ese momento. Todavía había una posibilidad de cáncer en las etapas tempranas, pero no era nada comparado con un tumor desarrollado. Para mi tranquilidad, todavía tenía la oportunidad de extirparme los ovarios y las trompas de falopio y elegí hacerlo».

Angelia Jolie explica los motivos que le han llevado a tomar esta decisión: «No he hecho esto solo porque tengo la mutación del gen BRCA1 y quiero que otras mujeres estén al tanto. Un test positivo de BRCA no significa que tengas que dar el salto a la cirugía. He hablado con muchos médicos, cirujanos y naturópatas. Hay otras opciones. Algunas mujeres toman píldoras anticonceptivas o confían en la medicina alternativa y los chequeos frecuentes. Hay diferentes maneras de tratar los asuntos de salud. Lo más importante es conocer las opciones y elegir cuál es la idónea para ti personalmente».

«En mi caso, los doctores, orientales y occidentales que conocí estuvieron de acuerdo en que la cirugía para extirpar mis trompas y ovarios era la mejor opción, porque más allá de la cuestión del gen BRCA, tres mujeres de mi familia habían muerto de cáncer. Mis médicos indicaron que debía someterme a cirugía preventiva una década antes del primer caso de cáncer de mis familiares. El cáncer de ovarios de mi madre le fue diagnosticado cuando tenía 49. Yo tengo 39«, cuenta la hija de Jon Voight.

«La semana pasada me sometí a la operación. Había un pequeño tumor benigno en un ovario, pero no había signos de cáncer en ninguno de los tejidos (…) He decidido mantener mi útero porque no hay un historial familiar con cáncer en esa parte del cuerpo».

Angelia Jolie es consciente de que no está libre al cien por cien de la posibilidad de sufrir esa enfermedad: «No es posible eliminar por completo el riesgo y de hecho es que sigo siendo propensa al cáncer. Buscaré maneras naturales de fortalecer mi sistema inmunitario. Me siento femenina y con los pies en la tierra respecto a las decisiones que estoy tomando por mí y por mi familia. Sé que mis hijos nunca tendrán que decir, ‘Mamá murió de cáncer de ovarios‘».

Respecto a los efectos secundarios de la operación, manifiesta: «A pesar de las hormonas sustitutivas que estoy tomando, estoy en la menopausia. No podré tener más hijos y espero tener algunos cambios físicos. Pero me siento relajada con lo que pueda venir. No porque sea fuerte sino porque es parte de la vida. Nada que haya que temer…»

Angelia también piensa en las mujeres que puedan vivir esta situación: «Siento profundamente las mujeres que tienen que vivir este momento en una etapa temprana de su vida, antes de que ser madres. Su situación es más dura que la mía. He investigado y descubierto que hay opciones de extirpar las trompas de falopio, pero mantener los ovarios, para así poder seguir siendo madres y no tener la menopausia. Espero que sean conscientes de ello».

«No es fácil tomar decisiones -concluye el extenso artículo- pero es posible tomar el control y abordar cualquier cuestión de salud. Puedes buscar consejos, conocer las opciones y hacer las eleciones que son correctas para ti. La sabiduría es poder».