El vestido es una creación de Atelier Versace, realizado por el sastre principal de la firma, Luigi Massi, muy amigo de Angelina Jolie, quien añadió al traje y al velo diseños infantiles de los hijos de la actriz estadounidense: «Para mí es como de la familia y no me podía imaginar a nadie haciendo el vestido. Le encantan los niños y fue muy divertido juntar las ideas en el diseño».

Las alianzas fueron obras del joyero Robert Procop, quien también había sido el artífice del anillo de compromiso y Brat Pitt lució un traje de su propio armario, aunque se olvidó la corbata y lució una de sus hijos. Precisamente los niños tuvieron todos una participación clave en la ceremonia. Maddox, de 13 años, y Pax, de 10, acompañaron a sus padres al altar. Zahara, de 9, y Vivienne, de 6, esparcieron pétalos de flores cogidas directamente del jardín, y Shiloh, de 8, y Knox, de 6, se hicieron cargo de las alianzas.

«Era importante para nosotros que el día fuera relajado y lleno de risa. Era un día muy especial para compartir con nuestros hijos y un momento feliz para nuestra familia», ha declarado Angelina Jolie a People.