La familia Jolie-Pitt es errante  y multicultural por naturaleza. Y así lo ha demostrado una vez más Angelina Jolie, al viajar con todos sus hijos hasta Sídney (Australia), donde le esperan varios meses de trabajo rodando la cinta Unbroken, ambientada en la II Guerra Mundial, en la que continuará su labor como directora.

Maddox, de doce años; Pax, de nueve; Zahara, de ocho; Shiloh, de siete; y los mellizos Vivienne y Knox, de cinco, desembarcaron con todos sus bártulos y, controlados por su madre, cual gallina con sus pollitos, se fueron directos desde el aeropuerto a una navette que les estaba esperando para recogerles.
Angelina-Jolie

Angelina Jolie, de 38 años, fiel a su indumentaria en negro.

Angelina Jolie no quiere separarse de ellos y más cuando tiene por delante una intensa temporada laboral de cuatro meses. Unbroken está basada en la historia real del deportista olímpico Louie Zamperini, quien sobrevivió durante 47 días sin comida ni agua cuando su avión se estrelló en el Océano Pacífico, en 1943. Será su segunda película como directora, tras En tierra de sangre y miel.

Los niños, que ya están acostumbrados a hacer las maletas, ya muestran cada uno su personalidad. Maddox, el mayor, es el más serio; Shiloh, la independiente; Paz, el tímido (de hecho, a su llegada a Australia se ocultaba bajo un gran oso de  peluche); Zahara, la coqueta; y los mellizos Vivienne y Knox, los más espontáneos.

La familia se alojará en Vaucluse y pronto recibirá la visita del patriarca, Brad Pitt, quien está terminando de rodar la película Fury, en Londres.

Angelina-Jolie

Vivienne, tirando de su maleta rosa, antes de entrar en la furgoneta.

Angelina Jolie regresa a la acción después de un año marcado por la operación preventiva de mastectomía a la que se sometió en abril, debido a que tenía más de un 80 por ciento de probabilidades de desarrollar cáncer de mama, enfermedad de la que murió su madre. Completamente recuperada y con la sonrisa puesta, la bella actriz vuelve a ponerse en marcha y, además, acaba de saberse que recibirá uno de los Oscar honoríficos de este año, concretamente el premio Jean Hersholt, en reconocimiento a sus labores humanitarias como embajadora de la ONU. Angelina ya ganó un Oscar como mejor actriz de reparo en 1999 por Inocencia interrumpida.

Angelina-Jolie

Knox, con mocasines e inseparable de su mantita.