Hubo un tiempo en que Anabel Pantoja era el único miembro de su famosa familia que tenía garantizado un puesto en televisión. Sus palabras cotizaban al alza entre otras cosas porque su tía, Isabel Pantoja, acababa de salir de prisión y eran muchas las especulaciones sobre cómo se adaptaría a su nueva vida fuera de la cárcel.

La tonadillera había optado por recluirse en Cantora, desaparecer del mapa e imponer entre los suyos una especie de ley del silencio de la que solo su querida sobrina parecía estar exenta. Por eso, las píldoras informativas que de vez en cuando lanzaba Anabel como colaboradora de televisión eran oro puro. Hasta que llegó la competencia. Entonces lo que antes era oro pasó a ser cobre.

1No le renuevan el contrato

Tres años y medio después de su incorporación como colaboradora de Sálvame sus intervenciones se han devaluado. Tanto es así que la productora ha decidido no renovarle el contrato. ¿Por qué? ¿Qué ha cambiado para que ahora Anabel sea prescindible?

 

2Overbooking en Mediaset

La respuesta parece evidente: overbooking de Pantojas en Mediaset. A lo largo de este 2019 hasta tres miembros más de la familia de Isabel se han incorporado a la cadena de Paolo Vasile. En primer lugar la propia tonadillera, que tras su fichaje por Supervivientes, del que informó en exclusiva esta revista, ha pasado a ser rostro de la cadena y actualmente es jurado del talent infantil Idol kids; en segundo lugar, su hija Isabel, colaboradora de El Programa de Ana Rosa desde el pasado mes de mayo; y en tercer lugar, su nuera, Irene Rosales, quien tras despuntar como concursante en GH Vip se hizo un hueco en Viva la vida.

 

3Las nuevas estrellas

Tanto Isa Pantoja como Irene Rosales aprovechan su tiempo en televisión para defender sus intereses y aclarar todo aquello que concierne a su familia. La defensa que antes realizaba Anabel en nombre del clan Pantoja ahora la realizan – y muy bien, por cierto- las propias protagonistas de la historia: Isa e Irene. Ambas mujeres han sabido hacerse un hueco en el panorama televisivo y lo cierto es que su particular visión de los hechos ahora es más relevante que la de Anabel, a quien la cadena ya le ha hecho saber que se encuentra en una clara situación de desventaja. 

 

4Cambio de estrategia

A todo esto se suma que la propia Isabel Pantoja ha cambiado su estrategia mediática. Ya no se esconde, ha firmado una tregua con esos medios de comunicación a los que antes odiaba y actualmente es una mujer accesible que dedica sonrisas a los micrófonos que la persiguen. Ya no hace falta que Anabel sea su portavoz; la tonadillera ha alzado su propia voz y no tiene problemas en hablar ante las cámaras si así lo ve necesario.

 

5Isabel, encantada

Así las cosas, no hay duda de que Isabel, Isa e Irene le han comido terreno a Anabel y le han ganado la partida. No era su intención, pero en codiciado mundo de la televisión las sillas cotizan al alza y no hay hueco para todos. Desde luego la tía de Anabel tiene que estar muy contenta. «Me gustaría que mi Anabel viviera de otra cosa. No es su sitio«, declaraba en 2018. Su deseo está a punto de cumplirse.