La colaboradora está sufriendo ante el encarnizado enfrentamiento entre su primo y su tía: «Me parece surrealista».


El enfrentamiento entre Kiko Rivera y su madre ha salpicado ya a los miembros del clan Pantoja. Los primeros daños colaterales de la guerra que libran Isabel Pantoja y el DJ son Irene Rosales, a la que se acusa de ser quien mueve los hilos de toda esta historia, y Anabel Pantoja, quien, una vez más, se encuentra entre la espada y la pared.

«No sé por dónde va a salir esto»

La andaluza, recluida en su casa de Canarias tras romperse el peroné, aún no cree la enorme brecha que se ha abierto entre su primo y su tía. «Me da mucha tristeza ver todo esto. No podía creer lo que ha dicho Kiko esta mañana. No quiero que Kiko lo pase mal sobre todo por su tema salud, pero tampoco quiero que mi tía lo pase así. Porque esto es muy fuerte. No sé por dónde va a salir esto».

Telecinco

La colaboradora ha hablado recientemente con su primo, al que le ha mostrado su preocupación. «No me podía imaginar que él estuviera de esa manera. Notaba que estaba nervioso, pero no imaginaba que hasta ese punto. Con Kiko hablo cada dos días porque me pregunta por el peroné. Yo le pregunto: ‘Kiko, ¿qué está pasando? El me dijo: ‘Anabel, no te metas por favor. Estoy destrozado’. Con estas palabras la joven revelaba su última conversación con el DJ, al que intentó calmar para evitar que el conflicto familiar fuera a mayores. «Le dije: ‘Por favor nos os destrocéis ni tú ni mamá. Lo solucionaréis. Y me dijo: no te metas en esto porque vas a salir perjudicada».

«Me parece surrealista»

Con quien no ha hablado aún es con la tonadillera. Sabe que está bien, pero no quiere echar más leña al fuego. «No he querido ponerme en contacto porque sé que mi tía está al margen de todo». Devastada y rota en lágrimas, Anabel Pantoja se ha lamentado de que cada vez que se conecta con sus compañeros de trabajo es «para nada alegre». La disputa entre su tía y su adorado primo le resulta increíble. «Me parece surrealista, de verdad», ha confesado.

[/lista_enlaces]

[/lista_enlaces]

© Fotomontaje realizado en SEMANA.

«Tu tía habla hasta mal de ti», le ha recordado Jorge Javier Vázquez. Pero ella no ha querido avivar la polémica. «¿Entiendes a Kiko?», insistía el presentador. «Hay cosas que sí y hay cosas que no». El catalán ha explicado que Kiko define a su madre «como la definen algunas personas con las que ha tenido bronca. Prepotencia, soberbia… sigue la estela de los grandes enemigos de Isabel Pantoja». Por su parte, Kiko Matamoros apuntaba: «La ha pintado como una desalmada».

«Me parece surrealista»

Desde que se desató la tempestad en el clan, Anabel también ha estado pendiente de Irene Rosales. «Con Irene tengo una comunicación diaria porque le pregunto por mis niñas y por su padre. Intento no preguntarle más nada porque sé que bastante tiene en su casa ahora con lo de Kiko. Solo le pregunto que qué tal está y que si me necesita aquí estoy. Kiko sabe perfectamente que estoy aquí». Asimismo, destacaba que su tía «siempre ha hablado bien de Irene» y que no ha hecho comentario negativo sobre ella».

No es la primera vez que Anabel se ve salpicada por los enfrentamientos entre los miembros del clan Pantoja. La riña más reciente fue hace apenas unos meses, cuando su prima Chabelita se distanció de su madre el pasado año. «Es verdad que veíamos muchas cosas con la niña y mira al final cómo está mi prima y cómo es la relación con su madre», destacaba. «Hemos dicho durante años que la relación con Isa no se iba a recuperar, y mira…».

© Telecinco

Al hablar de Kiko, a Anabel le costaba reprimir el llanto. «Mi primo quiere a su madre. Está jodido y mal», decía. «Kiko sabe lo que siento por sus hijos y es difícil que estemos siempre a la altura. Yo siempre quiero quedar bien, pero a veces fallo. Estoy lejos y me gustaría poder hacer algo. Me siento impotente al estar aquí en medio». De aquí a lo que suceda en el futuro, tiene claro que seguirá en su posición neutral: «Quiero mantenerme al margen, pero también quiero que mi tía y mi abuela en este caso también estén bien».