La sobrina de Isabel Pantoja ha abierto las puertas de su casa en exclusiva a SEMANA y ha relatado cómo fueron los inicios de su relación con su chico, Omar Sánchez, y cómo lidió este con su fama.


Anabel Pantoja está pasando por una de las etapas más felices de su vida. La sobrina de Isabel Pantoja está más enamorada que nunca de Omar Sánchez, su «negro», y no duda en gritarlo a los cuatro vientos. Esta semana, la colaboradora de ‘Sálvame’ ha abierto las puertas de su casa en exclusiva a SEMANA y ha concedido su entrevista más sincera.

Anabel Pantoja se ha abierto en canal con SEMANA y ha explicado cuáles son sus futuros planes con su chico, después de que tuviera que posponer su boda con el hombre de su vida a consecuencia de la COVID-19. La prima de Kiko Rivera ha posado por primera vez con Omar y ha reconocido en esta entrevista exclusiva, que puedes encontrar en los kioscos, los miedos que sintió al principio ante el hecho de exponerle públicamente.

Y es que Anabel ha renunciado a todo por estar junto a su chico en Gran Canaria. La colaboradora de televisión ha dicho adiós a su piso, a Sevilla, sus amigos y a su conocida familia por estar junto al hombre que le hace feliz y con el que quiere pasar el resto de su vida.

Una historia de amor que quiso mantener en secreto

Anabel Pantoja ha abierto su corazón a SEMANA y ha resaltado el único temor que siente: que no le afecte su fama a Omar Sánchez. La joven, que se ha convertido en toda una reina de Instagram gracias a sus peculiar forma de hacer ejercicio, ha explicado en exclusiva a esta revista que no quería que su relación fuera pública (al principio). Sin embargo, con el paso del tiempo, «su negro» comprendió su situación y aceptó sin problemas su trabajo y todo lo que esto implicaba. «Al principio quise mantener mi historia con Omar en secreto, pero sabía que era imposible porque los periodistas sois como el CNI», cuenta entre risas a SEMANA.

Además de toda su historia de amor, la sobrina de la tonadillera también ha relatado cómo ha llevado el encierro en casa debido al Estado de Alarma. «Menos mal que el confinamiento me pilló aquí, en Pozo Izquierdo (Gran Canaria). Si me llega a coger en Sevilla, en mi piso de 50 metro cuadrados…”, confiesa en su entrevista más sincera a SEMANA. Y es que gracias a todos los divertidos directos que ha hecho en su cuenta de Instagram, hemos podido conocer la faceta más desconocida de Anabel: «Por fin la gente ha sabido cómo soy yo. A los que me echaron de GH les digo: os fastidiais, porque al final he conseguido que se me conozca”.