ana-obregon
Ana Obregón está volcada en la actualidad en la obra ‘Sofocos’, con la que está cosechando un gran éxito de público.

La actriz manifestó que siempre le han llamado en su casa Antoñita la fantástica: «La imaginación es importantísima. De pequeña me gustaba que la vida fuera más bonita que la realidad, porque estuve muy malita a los 13 años».

Ana Obregón habló de muchos capítulos de su vida que en ocasiones han sido cuestionados, tanto que el propio Bertín le hizo mostrar el título que la acredita como bióloga (fue la segunda de su promoción). La actriz, sobre todo, se tomó con humor la leyenda urbana de que le había explotado una prótesis mamaria en un avión: «Quien dijera eso es un ignorante», dijo con humor.

Ana habló de diversos capítulos de su vida que no eran conocidos, como su enfermedad con 13 años que pudo haberle costado la vida: «Empecé a adelgazar y un día escuché a mis padres hablando diciendo que me tenía que operar. No me gusta dar pena, pero es lo que más me ha marcado. Cada día que estoy viva es un regalo, es un milagro. Tenía un problema en el estómago, una especie de tumor, y me sometieron a una operación de ocho horas. Ese día tenía un examen de matemáticas a las 10 de la mañana así que les pedí que me operaran a las 11″.

Y esto explica, según Ana Obregón, los motivos por los que ha elegido triquinis en sus tradicionales posados veraniegos: «Es para tapar la cicatriz que me quedó».

ana-obregon1
La actriz y bióloga durante un momento de la entrevista con Bertín Osborne.

Pero Ana también desveló otro problema de salud que desconocíamos: «Me encontraron células precancerígenas. Iba a hacer la película ‘Bolero’, pero decidí no interrumpir este trabajo y esperé hasta después«.

La vida de Ana Obregón estuvo marcada por la muerte del jugador de baloncesto Fernando Martín, quien para ella fue el hombre de su vida. Es una cuestión sobre la que ha hablado de forma habitual y anoche desveló que hubiera estado dispuesta a dejarlo todo por estar con él: «Fue un mazazo. Se fue sin saber que seguía enamorada de él, así que ahora todos los días les digo a los míos que les quiero».

La actriz también habló de su madre, convaleciente de un ictus: «Mi madre va mejorando, pero es muy duro y muy difícil, la rehabilitación es complicada. Cada día le escribo una carta para que pueda leerla cuando esté bien». Y añadió: «Es la típica mamá gallina. Se ha dedicado a mi padre y a sus cinco hijos. Viéndoles a ellos me doy cuenta que el amor existe».