Ana Boyer, imparable, no deja que su embarazo le impida seguir volando junto a su marido

Quedan muy pocas semanas para que Ana Boyer se convierta en madre y, de momento, no tiene intención de cambiar su estilo de vida

En apenas dos meses la vida de Ana Boyer y Fernando Verdasco cambiará para siempre con la llegada de su primer hijo en común. Pero, mientras tanto, tienen intención de seguir con su vida de siempre. Pese a su avanzado estado de gestación, la hija de Isabel Preysler no tiene intención de quedarse en casa descansando, ella quiere estar al lado de su marido a toda costa, aunque eso implique pasar muchas horas dentro de un avión.

15De avión en avión

Desde hace varios años la vida de Ana Boyer y Fernando Verdasco es prácticamente nómada. Tanto que no tienen residencia fija y duermen en un hotel diferente casi cada noche.

14No está aconsejado por los médicos

Aunque Ana no tiene problemas para volar de momento, la IATA (La Asociación de Transporte Aéreo Internacional) recomienda a las embarazadas no coger aviones a partir de la semana 36 de gestación.

13Necesita un certificado

Llegado el momento, si Boyer quiere coger un vuelo, tendrá que presentar un certificado de su médico.

12Tendrán que poner su vida de viajes en pausa

El tenis acaba de llevar al matrimonio a Bulgaria, donde Fernando está disputando el Torneo de Sofía.

11Último destino: Bulgaria

El tenis ha llevado al matrimonio a Bulgaria, donde Fernando está disputando el Torneo de Sofía.

10Ya se le nota la tripita

Como muestra SEMANA en primicia, la pareja puso rumbo a la capital búlgara de manera muy discreta, y aunque Ana llevaba un abrigo de plumas, ya se le apreciaban las primeras curvas del embarazo.

9Ante todo, muy cómoda

Como es habitual en ella, la hija de Isabel Preysler apostó por un look de lo más cómodo en el que no faltaban las zapatillas deportivas.

8Expertos en hacer maletas

Uno de los grandes ‘pros’ de viajar tanto es que se han convertido en unos expertos en empaquetar sus cosas.

7Llega dos años después de su boda

El bebé, que nacerá en el mes de abril, llegará unos meses antes de su segundo aniversario de boda, celebrada en diciembre de 2017.

6Puso su vida profesional en pausa

Un año antes de darse el “sí, quiero” con el tenista, en 2016, Ana decidió poner en pausa su vida profesional y pedir una excedencia en el trabajo para poder acompañar a su chico alrededor del mundo.

5Saben dónde quiere que nazca el bebé

Aunque pasan mucho tiempo en Doha y viajando alrededor del mundo, Ana y Fernando quieren que el bebé nazca en Madrid.

4¿Pararán un poco?

Sin duda, la llegada de un nuevo miembro a la familia es motivo más que suficiente para que bajen su ritmo de vida.

3De momento, no tienen casa en Madrid

Uno de los grandes misterios es donde vivirán y es que no tienen ninguna vivienda a su nombre. De hecho, cuando regresan a Madrid se suelen quedar en la mansión de Preysler.

2Siguen tan discretos como siempre

Lo que parece que no cambiará con el nacimiento de su hijo es su nivel de discreción.

1Tamara es la que más habla de ellos

De hecho, gran parte de las cosas que se sabe de la pareja son gracias a otros miembros de la familia, como Tamara Falcó, hermana de Ana.