Amaia Salamanca y su marido, Rosauro, están viviendo un momento personal espléndido en todos los sentidos.

El palacio que se ha comprado el empresario está muy cerca de la Catedral de Sevilla y del Real Alcázar, según informa ABC. Es una casa palacio ya completamente restaurada por el propietario anterior pero que, según informa el mencionado rotativo, será reformada de nuevo para estar perfecta dentro de un año.

Según informa esta publicación, el marido de Amaia Salamanca siempre había querido tener una casa en la antigua judería de la capital andaluza y ahora lo ha logrado con esta vivienda de 1.200 metros cuadrados. tiene tres plantas, un patio central porticado, columnas con capiteles corintios y azulejos de gran valor histórico en los muros. 

El propio Rosauro está supervisando las obras actuales de este palacio, donde pretendería pasar largas temporadas con su mujer y sus tres hijos, Olivia, de tres años, Nacho, que está a punto de cumplir dos, y Mateo, que cumplirá un año en octubre.