Amaia Montero se ha saltado la censura de Instagram para mostrar su cuerpo al desnudo en sus redes, tras su última polémica al criticar a su sustituta en La Oreja de Van Gogh


Amaia Montero se siente libre. No solo le embarga este sentimiento tras haber cargado contra Leire Martínez, su sucesora como vocalista de ‘La Oreja de Van Gogh’, publicando un hilo en su cuenta personal de Twitter en el que se dejaba en muy mal lugar a su sucesora, sino también por su última publicación en Instagram. La cantante, desde hace unos años, es más popular por sus salidas de tono en las redes sociales y por meterse de lleno en polémicas discusiones con sus propios fans, que por sus acciones en el mundo de la música. Ahora, también por su renovado aspecto físico, del que ha vuelto a hacer gala, entre las críticas de unos y las alabanzas de otros, pero si algo es seguro es que nunca llueve a gusto de todos. Eso sí, en el caso de Amaia Montero no es lluvia, sino agua caída en la ducha, lo que sí parece agradar a la artista.

View this post on Instagram

FREEDOM.

A post shared by Amaia montero (@amaiamonterooficial) on

Un vídeo publicado en la mañana de este lunes ha conquistado a los seguidores de Amaia Montero y es que la cantante no se ha cortado ni un pelo. No ha tenido reparos en poner en jaque las estrictas normas de censura de Instagram, que penalizan siempre que las mujeres enseñan partes clave de su anatomía, como pueden ser sus pechos, algo que no sucede en los hombres. Aun así, tal y como la propia artista confiesa, siente “libertad” (“freedom”), para mostrar su cuerpo al desnudo sin mayores reparos, mientras toma una relajante ducha con la que no solo limpiar las posibles impurezas de su cuerpo, sino también los malos rollos generados en los últimos días en sus redes sociales y que han terminado con el cierre de su cuenta de Twitter, tras incentivar a sus seguidores a cargar duramente contra Leire Martínez.

Y es que parece que Amaia Montero no está muy contenta con el hecho de que La Oreja de Van Gogh prescindiese de su característica voz para cantar sus grandes éxitos, para sustituirla por una voz muy similar, nacida al calor de los focos de Factor X. Algo que ella no ha querido pronunciar con sus propias palabras, pero que sí quiso plasmar haciendo público un hilo de Twitter en el que se subrayaban los aspectos más negativos sobre su sucesora y muchas especulaciones, a cada cual más fantasiosa, sobre el motivo por el que la formación musical vasca ya no hace tanto ruido como antaño. Unas conjeturas en las que Amaia Montero entraba indirectamente, dándole la razón a unos u a otros, según se acercaban a su postura personal, provocando la locura entre sus seguidores y el enfado de sus detractores más acérrimos.

Todo surgió cuando Leire Martínez subió una publicación a sus redes sociales con los hashtags #EasyLife y #NoValesMásQueYo. Esto, indirectamente, fue respondido por Amaia Montero con otro mensaje que incendió las redes: “Yo pertenezco a un tipo de personas radicalmente contrarias, con mis equivocaciones, mis aciertos, pero con las cosas claras. Y eso es difícil de aceptar para ciertas personas. Eso desgasta, desgasta mucho. No es tan fácil como ‘Amaia se fue’.. Las hay absolutamente carentes de personalidad, sumisas que se dedican a cumplir órdenes bajo el lema del easy life que, para mí, eso no es vivir, es respirar, y qué horror vivir sin poder ser uno mismo teledirigido y encima ir de todo lo contrario”, escribía.

Así, se generó un hilo de comentarios en los que Amaia iba dejando su aprobación en aquellos a los que consideraba que se acercaban más a su parecer, como este de un seguidor anónimo: “Quiero pensar que la vida es junta, que el tiempo pone a cada uno en su lugar, que las caretas tarde o temprano se pudren y se caen y entonces es cuando se ve la verdadera cara. Y aunque ya vamos tarde, no pierdo la esperanza de que ocurra. Ese día descansaré y se hará justicia”. También le pareció muy acertado aquel otro que decía: “Quiero pensar que están pasando más cosas con La Oreja de Van Gogh que no son públicas para que tenga esta actitud últimamente”. Un mensaje al que Amaia Montero respondió con un “bingo”.

Más tarde, Amaia Montero añadía otro comentario en el hilo de la polémica en el que se echaba por tierra la imagen pública de Leire Martínez: “Tras 13 años esquivando la pregunta del millón, que todo el mundo me hace, y cuando cuento lo que ni siquiera podría ser el prólogo, me disparan a matar. No llevo el chaleco antibalas puesto, así que adelante ¡Y no os dejéis nada, por favor!”, animaba la cantante a que sus detractores la criticasen sin miramientos. Algo que, por otro lado, terminó con su salida definitiva de Twitter, por enésima vez: “Como diría mi padre: una retirada a tiempo es una victoria. Me marcho y me despido del pajarito azul… si a alguien le interesa algo sobre mí, estaré en Instagram. Los que me queréis, sabéis que cualquier persona con sentido común haría lo mismo… así que estoy segura de que me entendéis, simplemente”, sentenciaba antes de darle el botón y desaparecer de Twitter. Por fortuna no de Instagram, donde ha aparecido ahora desnuda bajo la ducha para el deleite de sus fans.