Álvaro Muñoz Escassi ha sido citado de nuevo por el juez para el próximo 11 de abril.

A las 10 de la mañana del pasado lunes 2 de abril, Álvaro Muñoz Escassi no acudió a su cita en los juzgados de los penal de Sevilla, donde el deportista debía enfrentarse a un juicio por un presunto delito de lesiones por el que se piden dos años y dos meses de prisión para él.

Debido a su incomparecencia se ha producido un aplazamiento de la vista que se debía haber celebrado en la Sala 3 del juzgado de lo penal número 5 de la capital hispalense. El juez no lo ha dudado y le ha declarado en rebeldía y lo ha citado el próximo 11 de abril.

En los dos años y medio transcurridos desde que sucedieron los hechos denunciados había resultado muy complicado hacerle entrega de la pertinente citación judicial a Álvaro debido a sus continuos cambios de domicilio entre su Sevilla natal, Madrid y Venezuela, donde tenía su residencia durante los cinco meses que estuvo casado con la millonaria Raquel Bernal.

Ahora se le ha citado con fecha 2 de abril para comparecer en ese juzgado el próximo miércoles 11 de abril a las 12 de la mañana y en caso de que no acudiese el popular jinete sevillano, sería declarado en busca y captura.

Cuando tuvieron lugar los hechos, el jinete se encontraba en un bar con Vicky Martín Berrocal y Fernando Llorente.

Los hechos objeto de la denuncia sucedieron el 19 de noviembre de 2015. Pasadas las cuatro de la madrugada, en un bar de la avenida Blas Infante, coincidiendo con la popular celebración de la Feria del Caballo SICAB.

El denunciante J.L.R. se encontraba allí en compañía de un amigo, a quien le hacía una fotografía cuando otro cliente, Álvaro Muñoz Escassi, le recriminó que las hiciese ya que él se encontraba con otros personajes públicos, como eran Vicky Martín Berrocal y Fernando Llorente, jugador esa temporada del Sevilla Fútbol Club.

Hasta seis testigos que presenciaron la escena en el bar prestarán declaración a petición del demandante de lo sucedido.

Según consta en la denuncia, sin mediar más palabras entre ellos, Álvaro, al parecer, golpeó con su cabeza en la frente del denunciante, propinándole un fuerte puñetazo a continuación, que acabó dejándolo inconsciente, por lo que tuvo que ser asistido por el 061 en el lugar de los hechos, siendo trasladado a continuación en ambulancia al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, presentado herida contusa cortante en la frente, que requirió puntos de sutura.

El denunciante sufrió derrame en ambos ojos, dolores cervicales y cabeza que le mantuvieron de baja tres semanas.