Álvaro de los Santos lleva trabajando duro desde los 16 años. Ha hecho radio, televisión, y cada aparición suya en TVE genera ilusión y deseo a partes iguales… porque es el rostro del sorteo de la ONCE. A sus 48 años, el presentador cree que ahora también ha llegado el momento de hacer realidad otro de sus sueños: ser actor. Desde luego no le falta encanto. Ni atractivo. Con su parecido con George Clooney podría hacer perfectamente de galán, pero si le dejan elegir, él preferiría hacer reír, como su ídolo, Jerry Lewis.

George Clooney revoluciona Madrid, ¿qué hace el actor aquí?

Siempre quise ser actor, pero mi madre no quería que me dedicara a ese mundo y le hice caso. Como se me da muy bien lo de comunicar estudié Periodismo, aunque nunca olvidé la interpretación y siempre tuve esa espinita… Con 16 años estuve haciendo radio y luego me pasé a la tele. La primera vez que me puse delante de una cámara, en Arganda TV, sentí terror y justo antes de salir, la directora me dijo: ‘Cómetelos’. Y todo salió bien, de hecho, me di cuenta de que eso me encantaba. También estuve dos años en Telefónica, en Marketing y Comunicación, y lo dejé para lanzarme a la aventura e ir a un canal que empezaba, Onda 6″, comienza a relatar Álvaro de los Santos, que se ha citado con SEMANA para hablarnos de sus inquietudes y también de su hijo, quien triunfa en el musical de ‘Billy Elliot‘.

1¿A lo loco?

Y fue la mejor decisión que pude haber tomado. Eran 24 horas de información y estaba delante de la cámara unas seis horas diarias. Me formé a lo bestia un año y después aquello se cerró. Estuve en Localia, otro año presentando el informativo de la noche, y de ahí a Telemadrid.

2Fuiste uno de los rostros más conocidos de la cadena.

Estuve en antena ocho años, hice más de 3.000 informativos, presenté otros programas, pero la tele siempre da vueltas, llegan jefes nuevos y quieren otras caras. Y lo entiendo. Me propusieron cambios que no me entusiasmaban y llegó un momento en que dije que prefería dedicarme al tema multimedia y las redes sociales, porque creía que era donde yo podía evolucionar y aportar también algo a la empresa.

3Una apuesta arriesgada

Pues un poco sí, la verdad. Mucha gente me dijo que estaba loco, pero yo lo ví muy claro. Me dije: “El periodismo va a evolucionar y yo tengo que convertirme en un experto en esto”. Metí la cabeza ahí y desde 2010 soy el responsable de redes sociales.

4¿Y cómo llegas de ahí a presentar el cupón de la ONCE?

Si dejas de estar delante de una cámara, la gente se olvida de ti y yo no quería eso. Llevaba un año sin hacer imagen y surgió la oportunidad de una prueba para la ONCE. Me presenté con total tranquilidad, porque pensé que no me iban a coger… Y mira, llevo ya siete años con ellos y todos los que quieran, feliz de la vida.

5¿Te gusta?

Lo más importante es lo que conlleva el mensaje social de la ONCE y la labor que desarrolla. me encanta el hecho de saber que todas las noches estamos repartiendo ilusión y que soy una pequeña pieza dentro de ese engranaje para hacer felices a la gente. El proceso de preparación son 3 ó 4 horas al día y en televisión se ve un minuto, aunque el sorteo se hace en directo en la pagina web de la ONCE.

6Dicen que eres de los periodistas más influyentes en internet, ¿cómo se hace eso?

Con esfuerzo y horas. No es el tiempo que tú le dediques, es el que las redes pidan y acaban comiéndote casi el alma. Menos mal que duermo poco.

7Internet es tu trabajo, pero también eres crítico...

Porque genera un tipo de ansiedad nueva, sobre todo en la gente joven, siempre buscando el like. Y eso es peligroso. Es fundamental educar a los niños y darles otras cosas con las que disfrutar. Ves a los padres en un restaurante dándole el móvil al hijo para que se entretenga y no moleste. Y eso es un error: tiene que compartir momentos con los padres, en la mesa, hablando, escuchando… En ese sentido los padres hoy en día hemos perdido un poquito el norte.

8Ahora afrontas una nueva aventura...

Pero sin dejar mi trabajo, que me apasiona, en Telemadrid y en la ONCE. Estoy en un proceso de reencontrarme y llevo tiempo pensando lo de ser actor. Mi hijo Álvaro, que es uno de los protagonistas del musical Billy Elliot, me dijo: “Papá si es lo que siempre has querido, ¿por qué no persigues tu sueño?”. Resulta que yo le estaba apoyando a él en su sueño y él fue capaz de ver que ese era también el mío.

9¿Y qué estás haciendo?

Estudiar con Raquel Pérez, Juan Codina y Tonucha Vidal. Y con el barítono Antonio Torres. Quiero hacer cine, teatro, series… lo que surja. Sin prisa, pero sin pausa. No quiero mirar atrás y ver que no lo hice por miedo. Nunca es tarde para cumplir un sueño.

10¿Te obsesiona la imagen?

Perdí 8 kilos, con ejercicio y dieta. Y tiene mérito porque mi mujer cocina de muerte. Estaba en Telemadrid, pero hubo un ERE y le tocó, así que hizo de su pasión su profesión. Está en la radio, tiene un blog (gastroamantes.com) e incluso ha escrito un libro de recetas. Un talento que heredó de su abuela, cocinera del rey Juan Carlos cuando era un niño.