Alta tensión en el juicio de Isabel Pantoja al inicio de las declaraciones

 

Isabel Pantoja se enfrenta a una pena de 3 años y medio de cárcel.

En efecto, José Ángel Galán, recurrió en la sala a la figura de la infanta Cristina para apoyar la ingenuidad de la cantante sobre la procedencia ilícita del dinero de Julián Muñoz… Si una no sabía, tampoco la otra, fue el hilo argumental de la intervención del abogado que comparte equipo jurídico de defensa con Graciela Otondo. Para que el blanqueo sea ilícito penal, se deberán dar dos requisitos: que quien lava el dinero lo sepa y que lo haga. Si Isabel, acusada de blanqueo de capitales por la Fiscalía Anticorrupción, no supiera de qué lugar procedía el dinero, no existiría delito. De ahí la importancia por demostrar que la cantante no sabía.

Es más, para dejar sentado que Isabel Pantoja ni siquiera blanqueó los 1,8 millones de euros que le atribuye el ministerio público, su abogado presentó un informe concluyente que demuestra que la artista generó 19 millones de euros con su trabajo y negocios en el transcurso de varios años.

En el segundo trámite de cuestiones previas, la defensa de la cantante volvió a insistir, como a finales de junio, en que a lo largo de la instrucción ha habido vulneración de los derechos fundamentales de la cantante, la principal: que se ha realizado una investigación “prospectiva”, algo que se desestimó en el caso de la infanta, pues la Audiencia de Palma de Mallorca tachó de “inadmisible” que un juzgado inicie esa busqueda hasta encontrar algo, sin existir supuestos indicios de delito porque los procedimientos penales “no existen para facilitar morbosa publicidad”.

Sostiene la defensa de Isabel que contra ella no existían elementos para llevar a cabo una investigación a raíz del caso Malaya, tronco del que se separó la causa que ahora se juzga en la Sección Segunda de la Audiencia de Málaga, conocido como caso Blanqueo… Mantiene el argumento jurídico de que esas diligencias habrían surgido porque era la pareja de Julián Muñoz. La sala de la Audiencia de Málaga lo ha desestimado.

El caso Blanqueo ahora reanudado tiene diez imputados y trata de dilucidar si el exalcalde de Marbella utilizó a sus exparejas para «lavar» fondos de origen ilícito y si Julián Muñoz recibió sobornos por favorecer los intereses de un empresario.

Isabel Pantoja está acusada de un delito continuado de blanqueo de capitales por el que se enfrenta a tres años y medio de cárcel y a una multa de 3,6 millones de euros. Anticorrupción pone su punto de mira en la compra del chalé «Mi gitana»  y la adquisición de un apartamento en el hotel Guadalpín con una sociedad de Isabel que, presuntamente, carecía de ingresos para abonar 350.000 euros por el inmueble. Además, en las cuentas bancarias de la cantante y en las de sus empresas, se detectaron ingresos en efectivo de origen desconocido por importe de 1,1 millones de euros durante el tiempo que duró su relación con Julián Muñoz. La fiscalía sostiene que los negocios se realizaron con dinero ilícito del exalcalde,