El momento más difícil de Alonso Caparrós

El presentador ha concedido una sincera entrevista en el programa Viva la vida

Tocó el éxito profesional en los años 90, sin embargo su vida no ha sido un camino de rosas. En más de una ocasión, Alonso Caparrós ha narrado las dificultades que ha tenido que atravesar y es que el presentador ha tenido que a hacer frente a adicciones hoy ya superadas. Durante su última entrevista en televisión, concedida a Emma García en el programa Viva la Vida, Caparrós ha desvelado uno de los episodios más graves que de su existencia.

Leer más: Alonso Caparrós, desnudo, habla de su sexualidad y su problema con las drogas

Alonso ha querido compartir un complicado momento que vivió cuando los médicos le dijeron que le iba a dar un infarto. «Me pasé muchas horas solo en esa habitación, oyendo cada latido», ha afirmado. Y, sobre todo, echó en falta la presencia de su padre, la relación con este, Andrés Caparrós, sigue siendo distante y así lo ha matizado su hijo quien asegura que tiene una conversación pendiente con él. En aquel momento en el que temió por su vida, vio claro que tenía que hablar con su progenitor, «no termina de suceder», ha señalado.

Respecto a los años en los que se convirtió en una estrella de la televisión no tiene un buen recuerdo y califica aquella época de triste. «Soy todo lo contrario a la televisión», ha reconocido. Una época en la que ha confirmado que se sentía solo, a pesar de que aparentemente lo tenía todo, éxito profesional, reconocimiento, fama… Incluso pensó en abandonar el trabajo.

Después de todo lo que ha sufrido en su vida, Alonso Caparrós ahora intenta ayudar a otras personas y es voluntario en hospitales, acostumbra a visitar a jóvenes enfermos. El programa tuvo una emotiva sorpresa con la intervención de Javi, uno de los chicos que visita Caparrós y con quien ha forjado una amistad. Este le ha querido dar las gracias por su desinteresada ayuda y su apoyo durante este tiempo. Sin poder contener las lágrimas, Alonso se ha mostrado totalmente emocionado y también agradecido.