Almudena Cid ha hablado con sinceridad sobre la soledad que le ha acompañado en ciertos momentos de su vida, entre ellos, en el deporte.


Almudena Cid no busca maquillar nada de lo que siente. Desde hace meses la gimnasta olímpica ha aprendido a que abrirse ante aquellos que tiene enfrente le ayuda a sanar y así lo demuestra que en muchas de sus apariciones cuente en qué punto está. Tras su ruptura con Christian Gálvez le ha tocado empezar de cero y levantarse de cada de una de sus caídas sin el que era su principal apoyo. Despedirse de su gran amor no fue fácil y ha experimentado momentos de soledad que lejos de provocar en ella un vacío, le han ayudado a conocerse. Aunque esta no es la única soledad que ha experimentado a lo largo de su vida, también cuando era deportista: «La soledad provoca que seas tu mejor compañía y peor enemigo porque aprendes a observarte, escucharte y mimar lo que tienes en esencia y naturaleza».

Almudena Cid mudanza
© Gtres.

La actriz ahora está centrada en su actual trabajo en el teatro y continúa su gira con la obra ‘Una historia de amor’, proyecto que le ha ayudado a continuar su camino. Las declaraciones de Almudena concedidas en la conferencia ‘Reinventarse: las vueltas que da la vida’ desvelan que ha tenido ciertos altibajos a lo largo de su carrera, lo cual era normal debido a la presión a la que fue sometida debido a su carrera artística. Ella se tuvo que preparar para la retirada durante años y es que ya habían empezado a llamarla «abuela de la gimnasia». «No hay nada como estar en la élite y sentir que estás con los cinco sentidos. Yo sentí que una vez besara el tapiz podría reciclar todo lo que había aprendido en una nueva profesión», ha contado.

Para Almudena Cid no ha sido fácil superar estos últimos meses, en los cuales incluso ha tenido que cambiar de casa, ya que el chalet en el que residía pertenecía a Christian Gálvez. La alavesa fue vista haciendo la mudanza de todos sus recuerdos junto a sus padres, tal y como te mostramos en SEMANA, y actualmente vive en un piso muy coqueto situado a las afueras de Madrid. En este medio te hemos mostrado el interior de la vivienda, cuyo residencia tiene 76 metros cuadrados, dos alturas, terraza y zonas comunes como un gimnasio que, a buen seguro, Almudena tratará de aprovechar al máximo.

Almudena-Cid-casa-fotos-dentro-atico
Fotomontaje: SEMANA

Almudena Cid ha seguido dando pasos después de divorciarse del presentador de televisión: «He estado un tiempo sobreviviendo y ahora estoy viviendo. ¡Disfrutar es ahora el siguiente paso!». Un proceso en el que ha empezado a conocerse y en el que ha aprendido a ser paciente con todos y cada uno de los golpes que le había asestado la vida. «Había frases que me hacían tener la paciencia que necesitaba como ‘Es que se acabó el amor’. Entiendes que eso es una consecuencia, no la causa (…) Comprendes que se necesita tiempo para aclarar las cosas», comentó en ‘InStyle’.