El colaborador de televisión ha vuelto al trabajo con el fin de retomar la normalidad después de la muerte de su hijo, Álex Lequio, causa del cáncer que sufría.


Alessandro Lequio ha vivido uno de los momentos más duros de su vida. El pasado 13 de mayo fallecía su hijo, Álex Lequio, después de dos años de incansable lucha contra el cáncer. La familia se encontraba en Barcelona, ya que el joven estaba recibiendo un nuevo tratamiento para superar la enfermedad. Este tratamiento iba a durar tres meses, pero antes de que pudiera finalizarlo, Álex Lequio fallecía.

Sus padres, Alessandro Lequio y Ana Obregón, demostraban la buena sintonía que hay entre ellos en este duro momento. Un duro golpe difícil de superar. Lo mejor en estos casos es volver a la normalidad cuanto antes, algo que tenía muy claro el colaborador de televisión.

De hecho, este miércoles, Alessandro Lequio ha vuelto al plató de ‘El programa de AR’ para cumplir con su compromiso profesional como colaborador en el club social, la sección de corazón. Unas horas antes del comienzo de esta sección, Alessandro ha sido visto en las inmediaciones de Telecinco.

Alessandro Lequio llegaba a las instalaciones de Mediaset solo, en su propio coche. Ha sido visto cuando se dirigía hasta el interior desde su coche. El colaborador de televisión ha estado con el rostro cabizbajo y se ha protegido en todo momento con la mascarilla. Tan solo se la ha quitado cuando andaba hasta el interior, algo permitido, ya que solo son obligatorios en los espacios públicos cuando no se pueda respetar la distancia de seguridad de dos metros.

Alessandro ha llegado cabizbajo al trabajo

Aunque el distanciamiento social es ahora muy necesario para evitar los contagios, Alessandro Lequio se reencontrará con todos sus compañeros, todos esos que han tenido que comentar con dolor y tristeza el fallecimiento de su hijo. No habrán abrazos y tampoco besos, pero a través de las palabras, el colaborador de televisión recibirá el cariño y el apoyo de todos sus compañeros en estos duros momentos.

Alessandro se reencontrará con su gran amiga, Ana Rosa Quintana, que no pudo evitar emocionarse cuando compartió en su programa la triste noticia de Álex Lequio. La presentadora de televisión se despidió de él con un bonito homenaje, una carta de despedida que demostraba la increíble relación que tiene con la familia.

«Hoy es un día triste fuera y dentro», comenzaba diciendo Ana Rosa Quintana por todas las muertes a causa del coronavirus y también por la muerte de Álex Lequio. Vestida de negro, la presentadora ha querido hablar de «una persona muy especial», refiriéndose al hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio.

(…) Porque perder a un hijo es un hecho inconcebible para el ser humano, pero en estos tiempos tan difíciles, desde el coronavirus, precisamente solo nos queda eso, las palabras y más para las personas creyentes, como son sus padres, por eso queremos despedirnos de los nuestros como se merecen, porque Álex, tú eres uno de los nuestros», continuaba manifestando.

«Paco Umbral escribió al perder a su hijo un libro maravilloso que se llama ‘Mortal y rosa’ y en el decía: estoy oyendo crecer a mi hijo, y nosotros, Álex, te hemos visto crecer», decía emocionada. Y es que Ana Rosa siempre ha mantenido una relación muy especial con los padres del joven. Además, Álex ha estado en el foco de la noticia desde que nació, ya que sus padres ya era en esa época personajes muy reconocidos.

Mientras Ana Rosa pronunciaba sus palabras, la dirección del programa hacía un pequeño homenaje en forma de imágenes del joven, que desde pequeño ha visto cámaras, y ya de mayor, sabía muy bien cómo controlar los momentos frente a los objetivos: «Era mucho más que aquel niño que mordía los micrófonos. Luego se convirtió en un jovencito que unió a sus padres, un hombre solidario, que organizaba actos incluso cuando estaba malito, una persona que nunca dejaba de sonreir, un optimista cargado de coraje, que no dejaba de animar a sus padres incluso en los peores momentos, un gran ser humano, que quiso a sus hermanos, Clemente y Ginevra, a sus amigos, a sus padres…», explicaba la presentadora.

Ana Rosa Quintana esperaba darles un abrazo muy grande, y este miércoles decidía sentarse en el club social para estar junto a Alessandro Lequio. Así ya lo dijo cuando habló de la muerte de Álex Lequio en su programa: «Ana, tú siempre estuviste a su lado, dedicaste a él toda tu vida. Alessandro, compañero, os quisiteis tanto… ¿Cuándo vamos a poder abrazarnos? No lo sé, pero os daré el abrazo que ahora os mando desde aquí. El mío y el de todos los compañeros. Quedémonos con el recuerdo, porque como decía Umbral de su hijo: ‘está vivo en mí lo que está vivo de ti, el recuerdo’. Descanse en paz», concluía con emoción.

Tras el fallecimiento de Aless hemos visto imágenes sobrecogedoras de su último adiós: desde el abrazo en el que se fundieron sus padres tras visitar el tanatorio Sancho de Ávila de Barcelona, los rostros de dolor de sus seres queridos en su entierro en Madrid o la mirada perdida y triste del italiano en una de sus visitas al domicilio de la actriz.