alejandro-sanz
Alejandro Sanz está viviendo un gran momento profesional a sus 47 años, gracias al éxito de su último disco, ‘Sirope’.

Alejandro Sanz no es una persona muy dada a hablar de su vida personal, pero ayer en el programa de Bertín Osborne hizo una excepción. El cantante madrileño habló sobre su vida personal y, por ejemplo, contó cómo se produjo su segunda boda (en este caso por la Iglesia) con Raquel Perera: «Me casé hace cinco años. La gente se pone muy nerviosa con las bodas, así que le dijimos a todo el mundo que venían a un bautizo (de su hijo Dylan). Nos casamos en Jarandilla de la Vera. De repente apareció Raquel con un vestido blanco, muy arreglada… «. Y de esta forma se consumó la sorpresa: celebraron dos acontecimientos en el mismo día.

Una felicidad que se vio empañada por la inesperada muerte de Alejandro Sanz: «Mi madre se había comprado un vestido y todo. Cuando pierdes a tus dos padres se te pone na cosa en los ojos… Te tienes que acostumbrar. Yo creo que mi madre sabía que me iba a casar, porque era medio bruja. Se había comprado una peineta…»

alejandro-sanz-entrevista
El cantante, durante un momento de su intervención en el programa presentado por Bertín Osborne.

También tuvo palabras el intérprete de ‘Corazón partío’ para sus cuatro hijos: «Mi hija Manuela (fruto de su relación con la mexicana Jaydy Michel) está entrando en una edad difícil, la del pavo. Alexander vive en Miami, y Dylan y Alma viven conmigo. Algún día Manuela se irá a vivir a Miami. Los junto mucho y ellos se adoran. Mi relación con las madres está bien. Hay que trabajarlo. Todos hemos puesto de nuestra parte, ellas, mi pareja actual y yo».

Alejandro Sanz explicó cómo hace para tener los pies en el suelo: «Me ayudan mis hijos, mi familia y mis amigos. No me gusta tener una corte. El halago es uno de los peores compañeros. También me ayudan a tener los pies en el suelo los artistas de alrededor, no te puedes dormir porque está saliendo gente muy buena… En esta vida puedes ser caprichoso, pero no maleducado ni mirar por encima del hombro a la gente».

Y una de las grandes revelaciones es el cariño que tiene a… «Iker Casillas. Tiene gran parte de culpa de los éxitos de la Selección y muchos deportes se han conntagiado de este espíritu».

Gran parte de la entrevista la dedicaron a hablar de Paco de Lucía a quien le unía una gran amistad y cuya repentina pérdida fue un duro golpe para él: «Paco era muy intenso, le gustaba mucho reírse y siempre tenía la mente ocupada. Era el más intenso del mundo en un estudio, no pasaba ni una. Tuvimos la suerte de convivir con un genio a la altura de Bethoeven o Mozar».