Su tierra

Alejandro Sanz, autor de ‘Corazón partío’ comenzó la entrevista diciendo que no creía haber roto demasiados corazones…: «Espero que no, no es mi afán ni mi menta. A mí a veces, por lo menos una vez…».

El cantante manifestó qué le gusta hacer cuando tiene tiempo libre en Madrid: «Siempre procuro tener mi espacio para tomarme unas cañas y cuando vengo más tiemo me cojo el coche y me doy una vuelta de incógnito por Moratalaz, a ver si veo a gente y a alguno me encontrado…»

Alejandro también habló sobre el éxito y cómo le ha afectado a su vida: «El éxito no debería arrasar nada, debería reafirmar todo lo que eres. Recuerdo que cuando cruzaba de Moratalaz al barrio de La Estrella en el puente de la M-30, que llegaron a decir que lo iban a llamar Puente del Corazón Partío, pero al final no tengo a mi nombre ni una maceta. En Los Ángeles, sin embargo, tengo un día a mi nombre. Me duele un poquito».

El artista tuvo clara su vocación desde niño: «Con siete años heredé la guitarra de mi padre. Mi madre iba a apuntarme a una escuela de kárate, pero estaba cerrada y me apunto a una academia de guitarra que estaba al lado. Son casualidades que cambian la vida. La música pasó a ser lo más importante para mí. Era mi juguete favorito. Me libraba del barrio, que en aquella época era una jungla. Era el músico y el que cantaba, lo que me servía de salvoconducto. A mí no me gustaban las broncas, porque llevaba todas las de perder…».

Respecto a su adolescencia, comentó: «Fui feliz, aunque me escapé dos veces de casa y en ocasiones me sentí incomprendido, pero nada del otro mundo».

alejandro-sanz
Alejandro Sanz, a sus 46 años, se encuentra en un momento espléndido de de su carrera.

 

Sus comienzos

A propósito de su primer disco, en el que utilizó como nombre artístico, Alejandro Magno, dijo: «Conocí en aquella época a Miguel Ángel Arnas, a Luis Miguélez y a Fabio MacNamara, de la movida madrileña, que me metieron en un estudio de grabación e hicimos este disco. Obviamente no es mi música. Todos tenemos un pasado«.

Alejandro Sanz ha perdido a sus padres, sobre los que habló en distintos momentos de la entrevista. Sobre su madre, que falleció repentinamente, dijo: «A mi padre le podía pedir cualquier cosa mientras estaba viendo el fútbol, pero a mi madre le tuve que explicar que me quería dedicar a la música. Ella era más estricta y nos crió prácticamente sola, porque mi padre como era músico estaba siempre viajando. Mi madre quería que hiciera unas oposiciones y trabajara en un banco. Decía que lo mío era una utopía, que triunfaba uno entre un millón. En aquella época tendría 16 ó 17 años».

No siempre hubo holgura económica en casa de Alejandro Sanz: «Cunado vivíamos en Ciudad Lineal, antes de Moratalaz, sí tuvimos estrecheces, porque a veces no llegaba el dinero. Mi madre estaba sola porque no tenía familia en Madrid. Fue la mejor madre del mundo. La primera vez que accedió a venir a un concierto mío, en el Vicente Calderón, mandaba callar a la gente y les decía ‘Que está cantando mi niño’. Sé que mis padres se sintieron orgullosos de mí, esa es la mejor recompensa».

«La pérdida de mis padres es lo más doloroso. Lo de mi padre lo esperábamos porque venía de una enfermedad larga. Lo de mi madre fue de repente. Ella ya se había comprado hasta el vestido para ir a nuestra boda. Nosotros solo habíamos dicho que se iba a celebrar el bautizo, pero ella ya se había comprado hasta la mantilla, que era para una boda, pero no tuvimos oportunidad de despedirnos».

Alejandro Sanz tiene solo un hermano: «Nos vemos muchísimo y tiene una niña preciosa, María, como mi madre, se parece mucho a ella y es divina».

alejandro-sanz1
Ha lanzado un nuevo disco, ‘Sirope’, que es número uno en ventas desde que se publicó.

 

 
Su patrimonio

Respecto a su patrimonio, comentó: «No sé cuánto dinero tengo exacctamente. No porque tenga una barbaridad. Nunca he sido de contar dinero, de llevarlo encima. El dinero te da la tranquilidad de no tener que preocuparte por tenerlo. Da la comodidad para la gente que quieres, educación para tus hijos y te permite ayudar a tu familia y poder hacer determinadas cosas. También es un poco diablo porque la gente que tiene mucho siempre quiere más. No me quita el sueño. A veces salgo y no me acuerdo de que no lo llevo. Solo he invertido en cosas que me gustan. Hice algo de ropa con Raquel, un negocio de guitarras… No soy un gran inversor, no tengo esa habilidad. No quiero preocuparme por el dinero. Me lo paso mejor con un amigo tomando unas cañas en un bar que en un club tomando un brandy. De hecho no sé distinguir uno bueno de uno malo».

En 2008 Alejandro Sanz fue investigado por Hacienda por haberse llevado dinero fuera de España, algo que él explicó así: «Con 19 años comencé a ganar dinero y contraté a un señor que hizo una estructura fuera de España. Cuando mi padre se hizo cargo de mis cuentas declaramos todo, hablamos con Hacienda y se trajo el dinero aquí, sin ninguna amnistía fiscal. Jamás se volvió a hacer nada ilegal. Nosotros queríamos dormir tranquilos. El fiscal quiso imputarnos, pero el juez no pudo porque no había delito. Con 19 años no tenía ni idea de loque pasaba con mi dinero. Me han investigado a fondo y no han podido encontrarme nada ilegal. Pago mis impuestos en España. No me he hecho residente fiscal de otro sitio. No me parece mal que hagan inspecciones, pero la amnistía fiscal me parece mal, es casi premiar al defraudador, y sospechoso después de haber visto lo que ha pasado a continuación».

alejandro-sanz2
El cantante no había habado tan abiertamente de su vida hasta ahora.

 

La traición

En 2007, Alejandro Sanz fue extorsionado por un matrimonio de empleados que vivían en su casa: «En aquella época estaba solo y vulnerable y confiaba en ellos porque llevaban mucho tiempo trabajando conmigo. Eran como de la familia. Después de esto, nadie me va a enseñar a ser desconfiado. Prefiero confiar y equivocarme a vivir con miedo».

Y añadió: «Me dolió y me sorprendió. Nunca pensé que la gente sería capaz de hacer esas cosas. Intentaron chantajearme. Lo han intentado un par de veces, pero nunca voy a entrar. Eran unos hijos de p…. Malas personas. La mujer de este tipo me ponía unas pastillas para dormir en unas cremas que me preparaba para cenar. Fue de película de miedo. Hacía que me levantara a las seis de la tarde porque vivían muy cómodos cuando yo no estaba allí. Me fui a México y me pidieron medio millón de dólares y le dije que esta pelea la empezaba él, pero la terminaba yo. Me sentí muy vulnerable. Era abusar de mí y de mi gente. Cuando llegó el juicio, declaré durante cinco horas y me daban risa las preguntas».

Depresión

En 2007, Alejandro Sanz tuvo que hacer un parón en su carrera: «Esta profesión te exige mucho y tiene que desconectar. Estuve tratándome con un psicólogo. Necesitaba mi tiempo. Tuve que cortar una gira, parar. Fue traumático para la gente que trabajaba conmigo y con la que había comprado las entradas, pero tuve que hacerlo».

En su vida tiene una labor fundamental su mujer, Raquel Perera, y sus cuatro hijos: «Es una mujer divina, muy especial. Me ha enseñado muchísimo y espero que siga haciéndolo. Espero que toda la vida. Mis niños están guapísimos. Les reúno muy a menudo. Se quieren muchísimo, se adoran. Le doy gracias a Dios por mis cuatro hijos y no me arrepiento de nada. Hablamos de que les damos la vida, pero a mí ellos me dan mucha vida, cada uno con su personalidad. Conmigo viven dos, pero Manuela vive en Italia, enVerona, mientras que Alexander está en Miami, así que pasa muchos fines de semanas con nosotros. Me gusta estar sus problemas y cuando las edades se ponen difíciles rasco para ver dónde les duele».

Y concluyó: «Haré todo lo posible para que lleven una vida normal, que tengan una buena educación y darles las herramientas para que sean buenas personas y felices».

alejandro-sanz3
Pepa Bueno fue la artífice de la entrevista.