El despiste de Alejandra Rubio que le puede costar otro gran disgusto a Terelu Campos

El 'laspsus' que la hija de Terelu Campos, Alejandra Rubio, he tenido durante uno de sus vídeos podría ser un uevo disgusto para la colaboradora.

Alejandra Rubio continúa con su labor de influencer a través de MTMAD -plataforma digital de Mediaset-. Esta semana la joven ha querido compartir con sus seguidores uno de sus secretos mejor guardados: su armario. El estilismo de la hija de Terelu ha dado en muchas ocasiones de qué hablar, y es que en pocos años su manera de vestir ha cambiado de manera drástica. Amante del negro y de la estética ‘dark’, la pequeña del clan Campos guarda en su vestidor piezas de firmas de lujo como bolsos y zapatos.

El regalo de su ¡¡¡¡MARIDO!!!!

Objetos que en la mayoría de ocasiones son regalos de su abuela, sus padres o sus tíos. Durante la grabación del vídeo en el que Alejandra muestra sus prendas más especiales, la nieta de María Teresa Campos soltó un comentario que podría dar un nuevo disgusto a su madre. «Estas son nuevas. Me las regaló ayer mi marido«, decía la joven mientras mostraba unas botas de estilo militar en color blanco.

Leer más: Alejandra Rubio confiesa por fin el motivo de su enfado con Anita Matamoros

«A ver, que he dicho lo de marido, se va a pensar la gente que me he casado. No me he casado», aclaraba rápidamente la influencer. «Le he dicho eso porque nos llamamos así. Yo le digo a él mi marido y él me dice mi mujer, y tan felices. No me he casado todavía, así que no os preocupéis chicos», decía Alejandra, que intentaba así evitar crear más polémica a su alrededor. Durante uno de sus últimos vídeo de ‘Black Sheep’ -el canal que tiene en MTMAD-, la joven llegó a contar que tenía intenciones de pasar por el altar más pronto que tarde con su chico Álvaro Lobo. Una confesión que no hizo ninguna gracia a Terelu Campos.

«Alejandra, por supuesto, que no se va a casar», decía la colaboradora cuando era preguntada en el programa de la sobremesa de Telecinco. Enfadada y muy tensa tras escuchar las palabras de su hija, a Terelu no le hizo gracia que su pequeña aireara de esa manera sus prisas por pasar por la vicaría. Motivo más que suficiente para que a partir de ahora tenga mucho más cuidado a la hora de hablar públicamente de sus planes de futuro.